Archivo de Público
Jueves, 22 de Diciembre de 2011

Guardiola no habla sobre su renovación

El Barça despide el año ante L'Hospitalet

NOELIA ROMÁN ·22/12/2011 - 08:00h

Pep Guardiola.

La última vez que la hinchada del Barcelona vio a su equipo en el Camp Nou, hace dos semanas, Rafinha, Dos Santos y Sergi Roberto mandaban en el once de Pep Guardiola. Los jóvenes azulgrana arrollaron entonces al BATE Borisov, mientras sus mayores se preparaban para afrontar el clásico frente al Madrid y el Mundial de Clubes. Esta noche (22.00 h), con el Barça convertido ya en flamante campeón del mundo en Japón, a donde llegó como incontestable vencedor del clásico, sólo algunos de aquellos jóvenes regresarán al Camp Nou para despedir el año frente a L'Hospitalet, su vecino y rival de Copa.

El gol de renta logrado en la ida (0-1), en la Feixa Llarga, y las vacaciones de una buena parte de los campeones del mundo los jugadores suramericanos, Keita y Abidal las iniciaron tras regresar de Yokohama apuntan a una nueva combinación entre los chavales del Barça B y las estrellas azulgranas. La normativa de la Copa, a diferencia de la europea, no permite alinear más de cuatro jugadores del filial a la vez. Y, con la clasificación para los octavos en juego, Guardiola teme los efectos del jet-lag y de tanto elogio acumulado. "Este es un partido peligrosísimo. Tendremos que estar muy atentos si queremos acabar bien el año y no quedarnos fuera de la Copa. Porque el deporte es así: el otro día ganamos un título de mucho prestigio, pero mañana [por hoy] un Segunda B no puede eliminar de la lucha por otro título", advirtió el técnico del Barça, consciente de las "dificultades en la construcción" que L'Hospi le creó en la ida. "Los partidos después del Mundialito siempre nos cuestan y los jugadores aún se despiertan de madrugada", añadió, tras desvelar que Cuenca sustituirá al lesionado Villa hasta final de curso.

Feliz y casi abrumado por los elogios recibidos tras el Mundialito, Guardiola restó importancia a las desdeñosas palabras de Mourinho sobre el título. "Se le da demasiada trascendencia; quiso elogiarnos y se lo agradecemos", terció. E insistentemente preguntado por su renovación, el técnico zanjó: "Agradezco el interés, pero sé lo que hago, y cuándo y cómo lo tengo que hacer".