Archivo de Público
Miércoles, 21 de Diciembre de 2011

Los empresarios rechazan de plano la tasa turística

El sector alerta de los "graves perjuicios" que puede conllevar la medida

BRAIS BENÍTEZ ·21/12/2011 - 21:00h

Decenas de turistas se agolpan ante la Sagrada Família, uno de los principales atractivos de Barcelona. josé colón

Los empresarios del sector turístico catalán mostraron este miércoles su oposición a la nueva tasa que gravará las pernoctaciones de los turistas que visiten Catalunya. El Govern de la Generalitat, en el marco de los presupuestos para el próximo año, ha decidido implantar una tasa para los turistas que variará de uno a tres euros por noche, según el tipo de alojamiento. Las principales entidades y asociaciones de hostelería, restauración, campings y alojamientos rurales lamentaron este miércoles la decisión "unilateral" de implantar el impuesto y auguraron que la medida conllevará "graves perjuicios" para el sector.

Según denunciaron los empresarios en un comunicado, la aplicación de la tasa es "injusta, irracional y arbitraria" y genera "un verdadero agravio comparativo" con el resto de destinos turísticos españoles y los países competidores. Por otro lado, el sector lamenta no haber tenido la oportunidad de participar en la discusión sobre la conveniencia o no de una medida con la que nunca han comulgado. Así lo refrendó este miércoles el presidente del consorcio de Turismo de Barcelona, el hotelero Joan Gaspart: "Esta tasa nunca se habría podido aprobar por consenso, los empresarios nunca estarán de acuerdo". Por eso, y con una cierta resignación por la imposición de la medida, los empresarios se centran ahora en poder alcanzar una cuota de participación sobre el destino que se dará al dinero recaudado.

Se pagará de uno a tres euros por noche, según el tipo de alojamiento

Promoción de Catalunya

El conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, confirmó este miércoles que el dinero que provenga de la tasa turística irá a parar a un fondo que servirá para promocionar Catalunya y llevar a cabo inversiones para activar el turismo. "Queremos participar en cómo se distribuye el dinero, tenemos mucho que decir", aseguró Gaspart. El también presidente del Grupo Husa recalcó que la implantación de una tasa turística repercutirá más negativamente en las zonas turísticas que no se encuentran en las grandes ciudades. "En ciudades como Roma o París se aplica una tasa similar, pero no en zonas turísticas fuera de las ciudades, así que los alojamientos de la Costa Brava (Girona) o la Costa Daurada (Tarra-gona) sufrirán un agravio comparativo respecto a otras zonas turísticas", denunció.

La Generalitat plantea gestionar el 75% del dinero procedente de la tasa turística, mientras que el 25% quedaría en manos de los municipios. El caso de Barcelona, sin embargo, todo apunta a que será diferente. Según explicó este miércoles la segunda teniente de alcalde y responsable de Economía del ayuntamiento de la capital catalana, Sonia Recasens, "el president Mas reconoce la especificidad de Barcelona respecto al resto de municipios, que permite una bilateralidad a la hora de negociar". La gran aportación de la ciudad al sector turístico catalán concentra el 45% de las pernoctaciones, por ejemplo permitirá, por tanto, que Barcelona pueda gestionar un mayor porcentaje de la recaudación. El consistorio negocia con la Generalitat recibir una aportación del 40%, en lugar del 25% previsto.

La aparición de la tasa turística que hace años intentó imponer el alcalde socialista Joan Clos ha reavivado el debate sobre el IVA que pagan los turistas y que en la actualidad va a parar a las arcas del Estado. Recasens confirmó que el Ayuntamiento "continúa trabajando" para poder participar del IVA de los turistas, una reivindicación que según Recasens el hasta ahora ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, calificó de "lógica y de sentido común".