Archivo de Público
Miércoles, 21 de Diciembre de 2011

Autoridades británicas no asocian implantes mamarios con cáncer

Reuters ·21/12/2011 - 17:14h

Las mujeres con implantes mamarios fabricados por una compañía francesa que ya no existe no tienen razones para quitárselos, pero deberían buscar consejo médico si creen que se han roto, indicaron el miércoles autoridades de salud británicas.

Funcionarios franceses anunciarán pronto si deciden ofrecer cirugías para extraer los implantes mamarios Poly Implant Prothese (PIP) de hasta 30.000 mujeres en Francia.

Están esperando los resultados de una investigación sobre si la silicona con la que están fabricados puede causar cáncer.

En todo el mundo se vendieron hasta 300.000 implantes PIP, que se utilizan en cirugías cosméticas para aumentar el tamaño de las mamas o reemplazar tejido mamario perdido, antes de que PIP se declarara en bancarrota y el uso de los implantes fuera suspendido.

En Francia, aparecieron ocho casos de cáncer en mujeres con implantes mamarios PIP, lo que despertó una alerta de salud y provocó la investigación del Instituto Nacional del Cáncer del país.

Pero la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos de Salud (MHRA por su sigla en inglés) de Gran Bretaña dijo que "hay evidencia insuficiente para indicar alguna asociación con el cáncer".

"Actualmente no hay evidencia para respaldar la extracción de rutina del PIP o cualquier otro tipo de implantes mamarios con gel de silicona", afirmó una portavoz.

La MHRA, una agencia gubernamental responsable de garantizar la seguridad de los fármacos y dispositivos médicos, dijo que está al tanto de los reportes en Francia de que una mujer que tenía implantes PIP recientemente murió por un linfoma anaplástico de células grandes, una extraña forma de cáncer que afecta a las células del sistema inmune.

Sin embargo, señaló que sus propias pruebas con implantes PIP con gel de silicona en el 2010 no hallaron evidencias del potencial de causar cáncer o toxicidad química por el contenido del relleno.

"El consejo de la MHRA sigue siendo que las mujeres que tengan preguntas sobre sus mamas o crean que sus implantes pudieron haberse roto, deben buscar atención clínica de su cirujano", sostuvo la agencia.

Las autoridades de salud francesas suspendieron las ventas y comercialización de los implantes PIP en el 2010, luego de descubrir en una inspección de la planta productora de la compañía que la mayoría de los implantes fabricados desde el 2001 habían sido rellenados por un gel de silicona no autorizado.

La Asociación Británica de Cirujanos Plásticos, Reconstructivos y Estéticos dijo que tampoco encontró evidencia que relacionara a los implantes mamarios PIP con problemas de salud.

La ministra de Salud francesa, Nora Berra, dijo el martes que el Ministerio tomará una decisión el viernes, una vez que tenga las conclusiones de la investigación.

Si se establece una relación, el servicio social francés pagará la extracción de los implantes a todas las mujeres, aseguró.