Archivo de Público
Miércoles, 21 de Diciembre de 2011

Los trastornos del sueño, comunes entre los policías: estudio

Reuters ·21/12/2011 - 16:14h

Por Genevra Pittman

Una encuesta de Estados Unidos y Canadá halló que el 40 por ciento de los agentes de policía tenían trastornos del sueño, incluyendo apnea trastornos de ansiedad.

Durante los siguientes dos años, cometieron más errores administrativos e infracciones de seguridad y eran más propensos a quedarse dormidos al volante que los que dormían bien.

"En general tenemos esta actitud cultural de que el sueño es para los débiles", dijo el doctor Michael Grandner, del Center for Sleep and Circadian Neurobiology de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia.

"Cuando estás en un entorno en el que las señales de debilidad son particularmente desmotivadoras, puede haber una presión social para no tratar los problemas del sueño o hacer caso omiso de ellos", añadió Grandner, autor del artículo publicado junto con el nuevo estudio en el Journal of the American Medical Association.

Cuando, en particular, los agentes de policía sufren problemas de sueño, dijo, eso se convierte en un problema de salud y seguridad pública.

"No solo se ven afectados las personas con trastornos del sueño", dijo a Reuters Health Grandner.

"Si ellos no están capacitados, tu estás en riesgo".

Los investigadores dicen que los departamentos de policía podrían hacer más para asegurar que los agentes con trastornos del sueño reciban el tratamiento adecuado, que incluiría máquinas del sueño, terapia o cambios en los turnos de trabajo.

Para el nuevo estudio, fueron encuestados cerca de 5.000 agentes de policía sobre problemas de sueño y otros temas de salud.

Los agentes tenían una media de edad de 38 a 39 años y la mayoría llevaban en la policía más de una década. Para ver el estudio completo: http://bit.ly/hwxtTL.

El doctor Charles Czeisler del Brigham and Women's Hospital en Boston y sus compañeros hallaron que el 40 por ciento de los agentes dieron positivo en al menos un trastorno del sueño.

El más común fue la apnea del sueño, que afectó a un tercio de los policías, seguido de un moderado o severo insomnio y un trastorno del cambio de turno, que consiste en la falta de sueño e insomnio asociado con trabajar en el turno de noche.

DEPRESIÓN, "PROFESIONAL QUEMADO", ANSIEDAD

Los agentes con trastornos del sueño tenían más del doble de posibilidades que los que dormían bien de sufrir depresión, cansancio emocional o síndrome del "profesional quemado" y ansiedad en las primeras encuestas.

En cuestionarios de seguimiento enviados durante los siguientes dos años, los agentes con trastornos de sueño eran también un 40 al 60 por ciento más propensos a cometer serios errores administrativos, a dormirse al volante o cometer errores o violaciones a la seguridad debido a la fatiga durante el trabajo.

Los agentes con falta de sueño registraron más quejas de los ciudadanos y mostraron más a menudo ira descontrolada hacia sospechosos o ciudadanos.

"Tienes personas que están faltas de sueño, lo que significa que su capacidad para tomar buenas decisiones, responder eficazmente, conducir bien vehículos de emergencia (...) está deteriorada", dijo Bryan Vila, profesor de justicia penal que estudia el sueño y el rendimiento de los policías en la Universidad del Estado de Washington en Spokane pero que no participó en el estudio.