Archivo de Público
Miércoles, 21 de Diciembre de 2011

Un matrimonio de Salamanca celebra el hito de llegar a los 103 años de edad

EFE ·21/12/2011 - 11:23h

EFE - El matrimonio formado por José Pascua y Antonia Patino, ambos vecinos de Hinojosa de Duero (Salamanca), celebra hoy el hito de que ambos han llegado a los 103 años de edad, el último en hacerlo el marido, cuyo cumpleaños es precisamente hoy. Son 78 años los que lleva casados este matrimonio -ambos nacidos en 1908- y que en 2008 celebró las Bodas de Brillantes.

El matrimonio formado por José Pascua y Antonia Patino, ambos vecinos de Hinojosa de Duero (Salamanca), celebra hoy el hito de que ambos han llegado a los 103 años de edad, el último en hacerlo el marido, cuyo cumpleaños es precisamente hoy.

Son 78 años los que lleva casados este matrimonio -ambos nacidos en 1908- y que en 2008 celebró las Bodas de Brillantes.

A parte de su hijo Ángel Pascua, que vive en el pueblo pendiente de sus padres, el más madrugador en la felicitación a José Pascua ha sido el alcalde de Hinojosa de Duero, José Francisco Bautista, que ha calificado, en declaraciones a EFE, esta celebración como "un hecho histórico a nivel nacional".

"No creo que haya ni en Salamanca, ni en Castilla y León, ni en España algún matrimonio cuyos cónyuges superen los 103 años y que además lleven 78 de casados", ha manifestado el regidor.

La esposa, Antonia Patino, cumplió los 103 años de edad el pasado 14 de agosto, el mismo día que celebraron el 78 aniversario de sus bodas.

Su hijo Ángel Pascua ha dicho a EFE que "éste es un día muy grande" para toda la familia y para todo el pueblo, que está orgulloso de tener como vecino a un matrimonio así.

Los familiares consideran que, al margen de lo extraordinario de las fechas, "lo verdaderamente sorprendente es el estado de salud de ambos", que tienen perfectamente bien sus cinco sentidos, a excepción del oído, que le falla un poco a José.

Aún así, este matrimonio, que cuenta con 16 nietos y 8 biznietos, hace una vida normal en el pueblo.

"Hasta el año pasado hemos tenido huerto en la parte de atrás de la casa, aunque ahora ya nos lo atiende la familia", explica Antonia Patino.

A las palabras de la cónyuge, el marido puntualiza que "hasta hace algunos años tenía un burro con el que araba el huerto", aunque ahora reconoce que ya no puede.

El secreto de la longevidad de ambos puede ser genético, ya que, según Antonia Patino, sus padres y abuelos vivieron, todos, por encima de los 90 años y un tío suyo llegó a los 105 años de edad.

Tal es la longevidad familiar, que uno de los hijos ya fallecido de este matrimonio, Santiago, llegó a conocer a sus cuatro abuelos, a cuatro bisabuelos y a dos tatarabuelos.

Ella, Antonia Patino, ha sido ama de casa, un oficio que lo ha compaginado con las labores campesinas.

José Pascua, campesino y ferroviario, recuerda la llegada de la luz al pueblo, la Guerra Civil, en la que estuvo durante tres años a caballo entre Ávila y Toledo y de la que no se cansa de narrar historias de sus superiores.

Ambos se ríen y miran a su hijo Ángel Pascua cuando se les pregunta por la primera vez que vieron la televisión.

"Nos trajo un televisor nuestro hijo, el primero que llegaba al pueblo y nosotros no lo queríamos", comentan ambos entre risas.

Sin embargo, a los pocos días se engancharon a la pantalla, no sólo ellos, sino el resto de los vecinos, "que venían a casa para ver que era eso de la televisión".

Con 103 años cada uno, la afición de ambos llega cada noche al calor del brasero de la mesa camilla, donde, cada día juegan una partida de brisca.

Carlos García