Archivo de Público
Miércoles, 21 de Diciembre de 2011

La Junta desafía los recortes de Rajoy y convoca 2.400 plazas de profesor

» Lanza una ambiciosa oferta de empleo antes de la ola de recortes anunciada por el PP

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·21/12/2011 - 11:09h

Un día después de que Mariano Rajoy anunciase en el Congreso de los Diputados la congelación del empleo público y la reposición cero del mismo “salvo en las Fuerzas de Seguridad del Estado y los servicios públicos básicos”, el Gobierno andaluz anunció la convocatoria de 2.389 plazas de profesor en la Comunidad para el curso 2012-2013. “Este aumento es lo mínimo que necesitamos”, anunció tras el Consejo de Gobierno que aprobó la medida el titular andaluz de Educación, Francisco Álvarez de la Chica. Rajoy salvó de la congelación los “servicios públicos básicos”, remarcó el consejero, que ahí incluye sanidad y educación.

El reparto de plazas es así: 1.922 profesores de Secundaria, 219 de Formación Profesional, 138 de Música y Artes Escénicas, 92 de Escuelas Oficiales de Idiomas y 18 de Artes Plásticas y Diseño. La convocatoria oficial se realizará en el primer trimestre del año y el concurso de oposición, como es habitual, a principios de junio. Los nuevos funcionarios se incorporarán al sistema educativo el 1 de septiembre.

El Consejo de Gobierno suele aprobar esta convocatoria más adelante en el calendario. ¿Por qué ha adelantado la decisión este año? “Nos lo pedían todos los sindicatos. Y había decenas de miles de ciudadanos en incertidumbre. Muchas comunidades han roto un principio de 30 años de democracia en los que ha habido oferta pública. Creíamos que había que comunicar nuestra decisión cuanto antes”, respondió De la Chica. El consejero subrayó que la convocatoria respeta “escrupulosamente los Presupuestos Generales del Estado (PGE) vigentes y que parece que seguirán vigentes buena parte del año”, en referencia al previsible retraso del Gobierno en aprobar las cuentas de 2012 (posiblemente tras las autonómicas). Es decir, la Junta aprovecha precisamente la prórroga de las cuentas para hacer una oferta que pretende subrayar, además, la apuesta del Gobierno andaluz por la educación y el empleo público justo cuando se avecina una previsible ola de recortes.

Según la consejería, la oferta garantizará la estabilidad de las plantillas, que tienen 98.168 docentes. La tasa de interinidad se ha reducido en los últimos cinco años del 20% al 8%. El 80% de la plantilla tiene destino fijo.

El consejero insistió en que el esfuerzo este año es “el mínimo exigible”. “Siempre hemos dicho que no se puede tratar igual a quien es desigual, y nuestro sistema tiene unas particularidades que lo hacen único. Hay comunidades que pierden alumnado o lo mantienen. Andalucía aporta uno de cada cuatro nuevos alumnos del sistema público español en los últimos cuatro años”, señaló.

El pasado curso, la Junta ya protagonizó roces con el Gobierno central, entonces presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, al convocar 3.796 plazas de Primaria, lo que suponía una reposición del 100%, cuando la Ley de Presupuestos del Gobierno fijaba una reposición del 30%. Tras meses de tiras y aflojas y de discusiones sobre la interpretación de la ley, el Gobierno cedió en mayo y no vetó la convocatoria. Ahora, la Junta vuelve a lanzar una oferta. ¿Puede ocasionar un choque con el nuevo Gobierno? No habrá choque, en opinión de De la Chica, que recordó que la mayoría de las medidas educativas esbozadas por Rajoy el lunes “suponen más dinero” para el sistema, caso de la ampliación del Bachillerato o la apuesta por el bilingüismo y las nuevas tecnologías.

Apoyo sindical

La convocatoria andaluza no es ajena a la crisis. En 2010, el último año en que fueron convocadas plazas de Secundaria, salieron 4.119, casi 2.000 más que ahora. En 2008 fueron 9.089. La caída es evidente. Los sindicatos UGT, CCOO y ANPE mostraron ayer su satisfacción por la convocatoria, aunque puntualizaron que serían necesarias más plazas. “Es insuficiente para cubrir las necesidades del profesorado, pero es difícilmente superable en las actuales circunstancias”, comunicó ANPE. UGT celebró que se dé “estabilidad a las plantillas”. CCOO lo consideró una “buena noticia”, pero señaló que “el mínimo” deberían ser 3.500 plazas.