Archivo de Público
Miércoles, 21 de Diciembre de 2011

Manzano arremete contra la directiva

"Simeone acabará siendo nuestro entrenador", asegura Cerezo

A. L. MENÉNDEZ / AGENCIAS ·21/12/2011 - 05:53h

En agosto de 2008, Simeone (41 años) vivía feliz tras ganar el Apertura en el banquillo del River Plate, pero su corazón seguía latiendo en rojiblanco. "Soy entrenador y sé que voy a dirigir al Atlético", avisó sin rubor. El lunes por la tarde, de forma inesperada, Simeone renunció como técnico del Racing de Avellaneda y desató la indig-nación de cientos de hinchas que, vía Twitter, le acusan de haber "abandonado" al equipo del que también se ha declarado hincha para volar hacia España con la intención de hacerse cargo del Atlético a partir de mañana.

Todos dan por hecho que Manzano, actual técnico rojiblanco, dirige hoy el último partido de su segunda etapa atlética. Todos menos el interesado, que ayer digirió el penúltimo sapo en una rueda de prensa esperpéntica. Aguantó preguntas y repreguntas sobre su condición de sentenciado hasta que, al final, envió un claro recado a los responsables del club: "¿Es ético que, si eso es así [su inminente destitución], la Prensa sea conocedora de un hecho antes que el propio profesional?".

Remontada ante el Albacete

Y, en la misma línea, recordó que "lo verdaderamente importante debería ser el partido de Copa ante el Albacete [el Atlético debe remontar esta noche un 2-1 adverso para pasar a octavos] y procurar que tanto los jugadores como el entrenador estuviéramos pensando sólo en ello".

La estrategia del técnico andaluz es clara. Insiste una y otra vez en exhibir públicamente una confianza que de sobra sabe perdida en los despachos. "Me hice cargo de un proyecto que me presentaron y, como en cualquier empresa, todos los proyectos tienen socavones, pero me siento con fuerzas para continuarlo. Me siento más fuerte que nunca".

Manzano desconocía lo que apenas unos minutos antes había declarado Enrique Cerezo. "Simeone acabará siendo técnico de Atlético", afirmó el presidente colchonero antes de dejar su habitual pista falsa: "Me entero por ustedes que renunció anoche al banquillo del Racing".

Allí, en Argentina, a 10.000 kilómetros, Simeone espera la llamada de Gastón Cogorno, presidente del Racing, para firmar el finiquito. Lo curioso es que Cogorno fue elegido para el cargo el pasado sábado. En apenas dos días, el Cholo ya ha puesto patas arriba su gestión.

Mientras los hinchas argentinos clamaban contra Simeone, los seguidores atléticos vivieron ayer un día de ilusión, también canalizada a través de las redes sociales. El excentrocampista suramericano es uno de los mitos recientes de la grada rojiblanca. Uno de los pilares del Atlético que brindó a los suyos la inolvidable temporada del doblete títulos de Liga y Copa en 1996 y un jugador con carácter, algo desusados desde entonces a orilla del Manzanares.