Archivo de Público
Martes, 20 de Diciembre de 2011

El Ejército sirio ejecuta a decenas de desertores

El régimen de Al Asad acelera la represión ante la llegada de los observadores

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·20/12/2011 - 21:33h

AP - Imagen de vídeo subida a internet por Sham News Network, que muestra el avance de tropas en el centro de Derá.-

La situación en Siria se deteriora día a día y se dirige directa al abismo. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, denunció hoy que decenas de desertores han muerto en las últimas horas a manos de soldados leales al régimen en la provincia de Idlib, una de las más belicosas, situada al noroeste del país y junto a la frontera de Turquía.

Entre 60 y 70 soldados fueron abatidos en sus bases cuando se disponían a desertar, según activistas de la oposición, mientras que varias decenas más de soldados desertores y de civiles murieron en la ofensiva que ha puesto en marcha el Ejército regular, también en la provincia de Idlib, aunque estas informaciones no se han podido verificar de manera independiente.

Mañana llegará a Damasco el primer grupo de enviados de la Liga Árabe

Algunos analistas explican la ofensiva de Ejército diciendo que el régimen quiere acabar con los focos más significativos de la insurrección antes de que lleguen al país los observadores internacionales que la Liga Árabe enviará próximamente. Mañana jueves viajará a Damasco un grupo que discutirá con las autoridades locales los siguientes pasos de la misión.

Con la inminente presencia de medio millar de observadores sobre el terreno, la posición del régimen se tornará más complicada, puesto que parece obvio que el principal objetivo de los observadores consistirá en acorralar al Gobierno y limitar la represión de las protestas que tienen lugar desde marzo en todo el país y que se han cobrado más de 5.000 vidas según el recuento de la ONU.

La agencia oficial de noticias siria SANA informó hoy de que el presidente Basharal Asad ha firmado una ley que impone la pena capital a los traficantes de armas que tengan la intención de usarlas con fines "terroristas" y endurece las penas para otros delitos de tráfico de armamento.

La presión sobre Siria es enorme y está llegando de todas partes. El ministro de Exteriores saudí, príncipe Saud al Faisal, ha declarado en tono amenazante que Siria debe cumplir las demandas de la Liga Árabe "inmediatamente, si sus intenciones son puras".