Archivo de Público
Martes, 20 de Diciembre de 2011

Cierre total de las farmacias valencianas por los impagos

La patronal cifró en un 99% el seguimiento del paro y exigió al Govern que pague la deuda de 550 millones

JUAN E. TUR ·20/12/2011 - 03:54h

JUAN NAVARRO - La mayoría de las farmacias valencianas echaron ayer el cierre.-

El primer día de cierre de las farmacias valencianas en protesta por el dinero que les debe la Generalitat se cerró ayer con un éxito total según los datos que manejó la patronal, que cifró en un 99% el seguimiento del cierre. El conseller de Sanidad, Luis Rosado, aseguró en cambio que abrieron entre el 22% y 27% de las farmacias del País Valencià.

Alberto Fabra (PP), president de la Generalitat, trató de impedir el viernes pasado los paros anunciando para mañana miércoles el abono de 60 millones de euros de la deuda, pero su promesa ya no fue tenida en cuenta por los farmacéuticos valencianos.

La Generalitat rebajó el seguimiento al 70% de los negocios

Los 60 millones hacían referencia al segundo plazo de un plan de pago pactado entre el Gobierno valenciano y los farmacéuticos en vísperas de las pasadas elecciones generales para saldar parte de los 550 millones de euros en medicamentos que el Ejecutivo valenciano adeuda a las farmacias desde mayo pasado. La Generalitat tenía que haber pagado esa cantidad en los primeros diez días de este mes de diciembre.

Por este nuevo retraso, los propietarios de las más de 2.200 farmacias del País Valencià decidieron que esta vez no habría marcha atrás, e iniciaron ayer un paro patronal que se prolongará dos días más, hasta el próximo miércoles. Los colegios farmacéuticos de las tres provincias valencianas acordaron esta decisión la semana pasada en una asamblea extraordinaria.

A 60 días

Unas 427 boticas tuvieron que abrir para cumplir los servicios mínimos

El problema, no obstante, viene de lejos, del pasado mes de mayo. "Hasta entonces la Conselleria de Sanidad nos pagaba a 60 días, aunque a veces se llegó a retrasar unos 15, pero de repente los pagos se frenaron en seco", relató a este diario la licenciada Palmira Val Villa, propietaria de una de las 427 boticas que ayer realizaban los servicios mínimos en la comunidad y que, como el resto, asegura pasar por una situación de "asfixia económica" para la que "ya no valen parches".

Normalidad

Salvo estas farmacias, pocos negocios levantaron ayer la persiana. El Colegio de Farmacéuticos de Valencia cifró en un 99% la incidencia del paro; dato que rebajó el conseller de Sanidad Luis Rosado por la mañana hasta un 70%. Rosado agregó que la huelga se desarrolló con normalidad y sin incidentes.

Hay 30 farmacias en concurso de acreedores, denuncia el Colegio

El conseller redujo también la deuda de la Generalitat de 550 a 312 millones de euros, remodeló el calendario de pagos (incluyendo los 60 millones prometidos para mañana miércoles y otros tantos antes de finales de año) y aseguró que dejarían la deuda a principios de 2012 en 192 millones de euros.

Desde el Colegio de Farmacéuticos, su presidenta, Maria Teresa Guardiola Chorro, se mostró alarmada ante el panorama futuro de las boticas valencianas. "La situación a la que nos enfrentamos es tan crítica que ya no podemos hablar de confianza respecto a las promesas que nos hacen los políticos, sino de temor", apuntó.

Y es que, como recuerda la presidenta, cuando la Generalitat comenzó a retrasarse en los pagos fue el mismo colegio el que asumió el endeudamiento a base de pólizas y créditos.

Por su parte, para justificar el hecho de haber llegado a esta situación de impagos, la portavoz del Govern, Lola John-son, se acogió el viernes pasado al argumento de la "crisis internacional" y las "tensiones de tesorería" para justificar la aplicación de una medida de retraso en el pago que también han llevado a cabo los gobiernos balear y castellano-manchego.

Desde el Colegio de Farmacéuticos, Guardiola recordó que la situación no sólo se da en estas tres comunidades, sino que también ha alcanzado a la murciana, la catalana o la andaluza.

En el caso valenciano, Guardiola afirmó que las arcas públicas "han tocado fondo". "Y las entidades bancarias que nos financiaban, el Banco de Valencia en el caso de las farmacias colegiadas valencianas y la CAM en el caso de las alicantinas, han sido intervenidos y ya no nos dan ese respaldo", agregó.

Por lo pronto, y aunque la situación es alarmante (desde el colegio se cifran en 30 las farmacias en concurso de acreedores, al margen de las acogidas a cierres temporales por periodo vacacional), el ciudadano no padeció ayer el cierre patronal más allá de la molestia de tener que ir un poco más lejos a por los medicamentos. "Tenía ya asumido que tocaría dar un paseo", comentó Ana, tras salir de una consulta con su nieta en un ambulatorio en Valencia. Las farmacias informaron de los servicios mínimos con carteles sobre sus muros.