Archivo de Público
Martes, 20 de Diciembre de 2011

El pulso fiscal amenaza la seguridad social en EEUU

Los ultras republicanos boicotean el acuerdo con los demócratas

BEATRIZ JUEZ ·20/12/2011 - 03:33h

El republicano Boehner comparece ante la prensa. afp

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, John Boehner, anunció ayer que esa Cámara Baja rechazará el acuerdo al que habían llegado demócratas y republicanos en el Senado aprobado el pasado sábado para prorrogar durante dos meses la rebaja del IRPF. El Partido Republicano pretende ahora que esa reducción de impuestos se haga extensiva a todo 2012 y se niega a sancionar una prórroga de sólo dos meses.

De no llegar a un acuerdo antes de final de año, los contribuyentes no disfrutarán de rebaja fiscal alguna y el gravamen que se aplica a 160 millones de estadounidenses aumentará el 1 de enero dos puntos porcentuales, del 4,2% al 6,2%; es decir, una media de mil dólares anuales más.

El pacto bloqueado garantizaba el pago de subsidios de paro y salarios médicos

Ese proyecto de ley garantizaba la financiación a corto plazo de la Seguridad Social e incluía, por ejemplo, una prórroga de dos meses a los subsidios federales por desempleo para los parados de larga duración, que expira el 31 de diciembre, y a los pagos del Medicare (el sistema sanitario público para los mayores de 65 años) a los médicos.

La Casa Blanca, que apoya el paquete fiscal, ha atribuido a "una revuelta del Tea Party", el ala más conservadora del partido, la decisión de los republicanos de frenar el acuerdo en la Cámara Baja. El Gobierno de Barack Obama ha alertado también de que el consiguiente aumento inmediato de los impuestos "ralentizará" la recuperación económica.

El proyecto de ley aprobado en el Senado mantenía la tasa del 4,2% hasta el 28 de febrero. Los republicanos consideran que este plazo tan breve crea incertidumbre. "¿Cómo puedes tener una política fiscal para dos meses?", se preguntó Boehner.

La decisión de los republicanos afecta a 160 millones de contribuyentes

El líder de la mayoría democrata en el Senado, Harry Reid, dijo ayer que la Cámara tiene dos opciones: aprobar el acuerdo bipartidista del Senado o dejar que aumenten los impuestos en enero.

Jubilados sin tratamiento

Reid considera que las negociaciones deberían continuar en enero, pero que, mientras tanto, se debería aprobar la prórroga de dos meses. De no hacerlo, "la intransigencia de los republicanos significará que en diez días, 160 millones de americanos de clase media verán aumentar sus impuestos, unos dos millones de estadounidenses empezarán a perder sus subsidios de desempleo y para millones de jubilados que tiene Medicare sera más difícil conseguir tratamiento de los médicos", advirtió el senador demócrata.