Archivo de Público
Lunes, 19 de Diciembre de 2011

Merkel puede helar el turismo

Con las alarmas de recesión sonando en Europa, el sector quiere recuperarse del mal comienzo de temporada

ANA FLORES ·19/12/2011 - 08:04h


Estación de esquí Sierra de Béjar en la Cotavilla (Salamanca), vacía a mediados de noviembre. EFE

Caído el ladrillo, que no se diga que España es de nuevo una economía de sol y playa. Hay nieve. ¡Viva el siglo XXI! El turismo tirando del carro. Se espera que, en 2011, suponga ya el 12% de toda la riqueza que crea al año el país (PIB). Que siga así, por lo menos hasta que la austeridad que impone Alemania termine de helar Europa. Que a ver quién pasa entonces los Pirineos. De momento, con la demanda interna paralizada, qué suerte de costa. Qué suerte de orografía dentada, tan mala para casi cualquier otro ámbito de desarrollo. Y qué suerte que ya nieva, que la temporada alta de invierno se pasó su primera gran cita, esa consecución de festivos a principios de diciembre que tanto molesta a la patronal, congelada en un telesilla que nunca llegó a arrancar.

“Entre los puentes de la Inmaculada, la Constitución, Navidad y Reyes se hace del 15% al 20% del negocio de la temporada alta de esquí”, comenta Mario Ortiz, director de Comunicación del grupo Aramón, cuyas cinco estaciones recibieron 1,3 millones de visitantes en la temporada 2010-2011. Este año, el 3 de diciembre sólo pudieron abrir Cerler. Como ya nieva, entre el miércoles y el viernes de esta semana abrirán Formigal, Teruel y Panticosa.

El turismo será responsable este año del 12% de la riqueza (PIB)  Paloma García Pachá, directora de la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña (Atudem), comenta que, “en los últimos cuatro ejercicios, se pudo abrir incluso desde noviembre. La meteorología fue benévola, hizo frío”. Esta vez, ni nevó “ni las temperaturas permitieron utilizar los cañones de nieve” artificial. Este sector “trabaja cinco meses y medio como mucho al año. En mayo o Semana Santa, aunque quede nieve en Sierra Nevada, la gente ya piensa en playa. El momento es ahora. Y yo no recuerdo un puente de diciembre tan malo como el último”, comenta.

“El de la Constitución ha sido un puente pésimo, se han perdido diez días por la climatología”, coincide Juan Molas, presidente de la patronal hotelera Cehat. Molas señala que “la temporada de invierno supone el 20% de la facturación anual para el sector hotelero”. Al menos Canarias sigue yendo muy bien, comenta, aunque Madrid y Barcelona caen. Sevilla resiste gracias al efecto de la Copa Davis.

Vivir para afuera

España mira al cielo en invierno y en verano. Y mira a Reino Unido, Alemania, Francia, los principales emisores de turistas hacia este país. En la crisis, intenta crecer desde fuera, como la mayoría, exportando bienes y servicios, mientras dentro toca austeridad bajo la batuta de la canciller alemana, Angela Merkel, como acompañamiento nefasto a un consumo paralizado. En 2011, funcionó. Las exportaciones se dispararon. El turismo, aupado por las tensiones del norte de África, marcó el mejor verano de la crisis.

El 20% de la facturación hotelera se hace en el invierno “El balance de 2011 en el turismo será positivo”, comenta Molas. Los motivos fundamentales son “la situación geopolítica del Norte de África, por el desvío de clientes a España, y la recuperación de mercados europeos como Reino Unido, Alemania y Francia”. Se añadió “el crecimiento de los países nórdicos, a los que no les ha afectado la crisis” como al resto, “y el aumento del 50% de los turistas rusos”.

Pero el mercado interior, “que supone el 50% del volumen de negocio total, está paralizado. En las zonas donde es el principal viajero, el negocio ha bajado en 2011 de forma preocupante”, añade. Ha sido el turismo extranjero el que ha permitido que se recupere parte de la reducción de precios de los hoteles que se produjo en los dos años anteriores. “El ingreso medio por cliente habrá crecido en 2011 entre un 2% y un 2,5%”.

Pero la recesión se acerca de nuevo. Aquí y en Europa. “En 2012, hay incertidumbres tremendas por la situación económica internacional”, comenta Molas, “algo a lo que el turismo es muy sensible”. El Banco de Inglaterra revisó en noviembre su pronóstico de crecimiento del PIB de Reino Unido, principal emisor de turistas hacia España, hasta un máximo del 1%. El Bundesbank hizo lo mismo recientemente con Alemania, segundo mercado emisor, reduciendo drásticamente su estimación para 2012 de un aumento del PIB del 1,8% al 0,6%.

El posible bajón de turistas alemanes y británicos preocupa al sector “Las economías europeas ya hablan de caída de PIB a final de este año y estancamiento en el primer semestre de 2012 y eso se va a notar en el flujo de turistas”, comenta Ángel Laborda, director de Coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). “El único motor que teníamos, que era la exportación de bienes y servicios, se va a ralentizar”, añade, debido a que “Merkel, en lugar de mirar la situación de los bancos, que es la que está causando el problema, echa la culpa al déficit”. “El comercio internacional se está viniendo abajo”, sentencia.