Archivo de Público
Lunes, 19 de Diciembre de 2011

Soldado marca diferencias

Fueron dos ejecuciones excelsas del ariete del Valencia las que acabaron con un buen Málaga

ALBERTO CABELLO ·19/12/2011 - 04:01h

Roberto Soldado. AFP

Soldado se aprovecha de ese momento en el que un delantero necesita apenas un par de conexiones con la pelota para convertirse en protagonista de un encuentro. Está de dulce y todo lo que le llega a sus botas lo convierte en gol. Toda la grada de Mestalla ya ha tomado partido por su causa y le pide a gritos a Vicente del Bosque una oportunidad para este goleador al que ya parece pecado mortal no enfundarle la vestimenta de la roja. Ninguna excusa queda ya para disfrutar de esa racha al lado de los mejores peloteros del panorama nacional.

Fueron dos ejecuciones excelsas del ariete del Valencia las que acabaron con un buen Málaga. El equipo de Pellegrini mostró cosas muy interesantes sobre el campo, aunque no acertó en ninguna de la dos áreas. Ni supo crear ocasiones de gol ni se mostraron sus centrales certeros a la hora de parar la ofensiva de los de Emery.

Porque el que de verdad tuvo su gran noche bien pegadito a la pelota fue Joaquín. Activado por ese regusto que da enfrentarse a su anterior camiseta, el gaditano ofreció una de esas faenas excelsas en el uno contra uno. Mil y un regates del extremo sin llegar a tierra firme. Todas sus cabriolas quedaron en una virtuosa demostración individual.

El Málaga estaba ante un buen escenario para mostrar todo lo que destila su alineación. Pellegrini se dejó muy poco en el banquillo y presentó una alineación de centro del campo hacia delante con quilates de sobra para formarle un lío a cualquiera. A Toulalan le toca ponerse el mono de trabajo para recuperar la pelota para esa cuadrilla de estupendos futbolistas.

Con esa receta, empezó mejor el Málaga ante un Valencia que empezó a paso lento.

Sí es cierto que todo parece más fácil en los locales cuando Banega está en el campo. El nivel de fluidez sube una barbaridad con el argentino en el campo. En una de esas jugadas que parecen que salen solas conectó Jonas con Soldado para marcar el primero en una mala gestión de Demichelis y Mathijsen. Pocos más reproches había que ponerle al Málaga, que seguía abrazado a las piruetas de Joaquín. Se presentó una docena de veces en la línea de fondo sin que ninguna jugada llegara al objetivo final.

El Valencia acabó con la incertidumbre del marcador con otro golazo de Soldado de volea después de un enorme caño de Jordi Alba a un perdido Demichelis.