Archivo de Público
Domingo, 18 de Diciembre de 2011

"Los que me critican, que se callen"

Cristiano pasa al ataque tras el clásico

ALBERTO CABELLO ·18/12/2011 - 00:16h

Ronaldo celebra uno de los goles. AFP

No cambia la dinámica vaya de blanco, negro o rojo el Real Madrid. Pepe siempre tiene esa facilidad para teñir su paso por los partidos del color de las tarjetas. Su primera expulsión en España llegó en la Supercopa de la temporada 2007-2008 contra el Sevilla. Anoche volvió a poner el colorín colorado a su cuento en el Pizjuán con dos entradas pasadas de revoluciones que le mandaron camino del vestuario antes de tiempo. La primera tiene su coartada. La mano que sacó contra la cara de Negredo ya con la amarilla no tiene mucha explicación posible. Por suerte, la efectividad de sus compañeros ante la puerta contraria, con otro hat-trick de Cristiano Ronaldo, y las paradas salvadoras de Casillas evitaron que su expulsión pasara factura al Madrid.

Cristiano, el primer jugador que llega a 20 goles en las primeras 16 jornadas de Liga, no se mordió la lengua nada más terminar el partido. "Los que me critican se tienen que tapar la boca. Me da igual lo que dicen mí. Los que hablan de mí es porque no entienden de fútbol. El equipo está bien. Somos los primeros y el objetivo está cumplido. Somos primeros", dijo el portugués.

Por su parte, Mourinho dijo que repetir un 2-6 en el Pizjuán "no es normal". "Sí me esperaba ganar y acabar el año como líderes en solitario, así como la reacción de los jugadores". El técnico del Madrid destacó "las dos paradas increíbles de Casillas en un momento crítico del partido", así como el "espíritu de sacrificio de todo el equipo". Mou también comentó que el Madrid no había tenido suerte, aunque insistió que el resultado no fue normal, ya que el Sevilla era un rival complicado.

Decía ayer Javi Varas en Público que las paradas de Casillas eran una mezcla de talento y fe como aquella que le sacó a Perotti hace un par de temporadas. Casi calcó otra vez esa estirada en un remate de Manu del Moral. Iker mereció una ovación del Pizjuán, pero el que se la llevó fue Di María después de hacer un enorme partido.

Noticias Relacionadas