Archivo de Público
Domingo, 18 de Diciembre de 2011

"El dinero es lo de menos, se ha creado un modelo de protesta"

Balance optimista de los profesores de Madrid tras nueve huelgas contra los recortes

DIEGO BARCALA ·18/12/2011 - 08:00h

Miguel Ángel Sánchez, profesor. MÓNICA PATXOT

El pasado jueves acudió al pleno de la Asamblea de Madrid un grupo de trabajadores de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción para protestar por los recortes de fondos públicos. Llevaban camisetas rojas. Los tres profesores que también acudieron al debate parlamentario con sus camisetas verdes se dieron cuenta de que nueve huelgas y decenas de movilizaciones después, la marea verde ha creado escuela.

"Cuando se trata de defender algo tan básico como la escuela pública, el dinero es lo de menos. Hemos creado un modelo de protesta", reflexiona el profesor del IES Madrid 2 de Vallecas, Javier Uceda, de 36 años. A sus últimas nóminas ha restado nueve días de sueldo. "Puede que parezca que no se ha conseguido nada con las negociaciones con la Comunidad de Madrid, pero es que no ha habido ni negociaciones", añade.

"La lucha se tiene que extender. Es un ataque al modelo", afirma un interino

La Consejería de Educación ha negado desde el inicio de curso cualquier concesión a la negociación con los sindicatos. Ni siquiera la unidad de las cinco organizaciones representativas de los profesores (CCOO, UGT, CSIF, STE y ANPE) ha posibilitado una reunión. La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre y su consejera de Educación, Lucía Figar, han reiterado que su mano está tendida para hablar incluso de complementos salariales, pero que los sindicatos han optado por "privar del derecho a la educación de los alumnos madrileños de la escuela pública", aseguran.

Un amplio seguimiento

"No les ha funcionado esa estrategia porque ni siquiera las familias, que en principio son neutrales, nos han recriminado nada", explica el profesor del IES Carmen Conde de Las Rozas, Isidro Herranz, de 44 años. En el instituto de este profesor de Tecnología hubo en la primera huelga, de principios de septiembre, un seguimiento del 87%. "El impacto fue brutal. Mi instituto es muy solicitado porque tiene un tipo de alumno muy cómodo. Los recortes se perciben mucho menos que en las zonas más desfavorecidas y eso contribuye a que el profesorado no sea muy combativo. Por eso, ese seguimiento fue muy importante", describe este funcionario.

"Hubo un 87% de seguimiento", recuerda un profesor de Las Rozas

Las familias son las que han dado empaque a las protestas apoyando las numerosas manifestaciones que han inundado semana tras semana la calle de Alcalá, donde está la sede de la Consejería. "Muchos padres tienen hijos mayores de los que ahora están estudiando la Secundaria. Por eso han podido comprobar que el empeoramiento de las condiciones es muy palpable. Sus hijos tienen menos actividades extraescolares y cuando van a la biblioteca a por un libro o a estudiar una hora suelta, no pueden porque está cerrada", ejemplifica Herranz.

Cada día de huelga le ha supuesto a este docente un mordisco de 75 euros a su sueldo. Ha hecho los nueve paros con un coste de 675 euros. "Es cierto que no han rectificado nada pero para el futuro se tienen que dar cuenta de que vamos a estar ahí", añade.

"No se ha conseguido nada al negociar, es que ni ha habido", dice un docente "Este movimiento es el principio de algo muy hermoso. Se tiene que extender porque no se trata de un problema concreto, es un ataque al modelo", conluye Miguel Ángel Sánchez del Valle, profesor interino de 50 años que imparte Lengua en un IES de Robledo de Chavela. "Al principio, pensé que había que haber sido más contundente, pero creo que un fracaso inicial hubiera sido peligroso", advierte.

En su opinión, un gran éxito de la marea verde ha sido la contratación de interinos como él mismo en octubre, que ha llevado a cabo la Consejería a raíz de las protestas.