Archivo de Público
Viernes, 16 de Diciembre de 2011

Sarkozy vacuna a Francia ante la pérdida de la triple A de su deuda

Fitch puso hoy en vigilancia negativa al país por las incertidumbres de la zona del euro

ANDRÉS PÉREZ ·16/12/2011 - 22:39h

MICHEL EULER (AP) - Nicolas Sarkozy.-

El Gobierno francés ha protagonizado esta semana un intento de vacunar a la opinión para insinuar que la inminente pérdida de la nota triple A (máxima calificación) de la deuda francesa no tiene nada de grave.

Lo extraño de esa campaña es que, como destacaban hoy los medios franceses, ese mismo Gobierno había pasado meses asegurando que la triple A era "condición necesaria para proteger nuestro modelo social y el dinero del contribuyente". Es más: los conservadores aseguraban que, con Sarkozy, la triple A estaba garantizada y con el socialista François Hollande, condenada.

El lunes, Nicolas Sarkozy aseguraba en el periódico Le Monde que perder la triple A "sería una dificultad más, pero no insuperable". Como un sólo hombre, ministros y diputados conservadores saltaron a la arena para hacer como su jefe, saber decir que donde dije "digo", digo "Diego".

El ministro de Economía, François Baroin, intervino hoy. "Hay un desfase entre los ánimos, el ambiente, el estado de espíritu, que no es bueno, y una realidad económica que aún hoy sigue sin ser impactada. Sólo es una cuestión de que tenemos que restablecer la confianza", dijo Baroin sobre los intensos rumores sobre la inminente rebaja de la máxima nota.

Para desviar la opinión, es necesario un argumento más contundente. Y, en Francia, lo rentable es sacar a relucir a la llamada Pérfida Albión, Gran Bretaña. Es lo que hizo Baroin: "Nadie debe darnos lecciones. La situación económica de Francia es más envidiable que la de Reino Unido", dijo. Y añadió: "la situación económica de Reino Unido es muy preocupante. En estos momentos es preferible ser francés que británico".

Baroin se metía a rebufo del primer ministro, François Fillon. Y hasta el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, se dejó llevar por la corriente. Dijo que las agencias de calificación deberían "comenzar por degradar a Reino Unido, que tiene más déficit, tanta deuda, más inflación, menos crecimiento, y cuyo crédito se hunde".

El rumor en el mercado del castigo de que Standard & Poor's podría cumplir su amenaza contra Francia se intensificó el jueves, pero fue Fitch la que hoy, tras del cierre de las bolsas europeas, anunció que, aunque mantenía la triple A francesa, la ponía en perspectiva negativa. Las razones que dio para mantener la nota fueron que la francesa es una "economía rica y diversificada". La vigilancia negativa se debe a que hay más del 50% de posibilidades que tenga que rebajar esa nota en los próximos dos años, por las incertidumbres de la zona euro.