Archivo de Público
Viernes, 16 de Diciembre de 2011

A 3 años de Katrina, siguen en alza los infartos en Nueva Orleans

Reuters ·16/12/2011 - 18:06h

Por Amy Norton

Un hospital de Nueva Orleans detectó un aumento de los infartos cardíacos después del huracán Katrina, y tres años más tarde la cifra seguía siendo alta.

Un equipo del hospital de la Tulane University observó que en los tres años posteriores al huracán del 2005, el 2 por ciento de las internaciones eran por infarto cardíaco, comparado con el 0,7 por ciento durante los dos años previos a Katrina.

Un análisis previo de los dos años posteriores al huracán había determinado que los infartos se habían triplicado respecto de los años anteriores. El nuevo estudio muestra que la tendencia persiste, lo que sorprendió a los investigadores.

"Esperábamos ver un descenso del aumento registrado en los dos primeros años", dijo a Reuters Health el autor principal, doctor Anand Irimpen, de la Tulane University y del Sistema de Salud de Asuntos del Veterano del sudeste de Luisiana, en Nueva Orleans.

Sin embargo, a los tres años, los médicos del hospital seguían atendiendo más pacientes con infartos. Y esos pacientes solían estar desempleados, a no tener seguro de salud y a fumar, y eran menos propensos a utilizar los medicamentos según lo indicado.

Todos esos factores explicarían en parte el aumento de la cantidad de infartos, aunque Irimpen aclaró que el estudio no lo pudo confirmar. Sugirió que el estrés psicológico también podría influir; por ejemplo, empujaría a la gente a fumar más. "No puedo afirmar que el estrés sea la causa", aclaró.

Pero otros estudios sí habían hallado una relación entre el estrés crónico y el riesgo de sufrir un infarto, según escribe el equipo de Irimpen en American Journal of Cardiology.

Además, está todo aquello que desaparece con un desastre natural, como la posibilidad de tener una dieta equilibrada, hacer ejercicio con regularidad o tomar los medicamentos necesarios para la hipertensión, la diabetes u otras enfermedades crónicas.

Irimpen comentó que después de Katrina algunos pacientes no pudieron cumplir tratamientos durante meses. En algunos casos, no podían ir a una farmacia o al médico, mientras que en otros, la reconstrucción de los edificios fue la prioridad y los medicamentos quedaron relegados.

Los resultados surgen del análisis de unas 22.000 hospitalizaciones en los tres años posteriores a Katrina y de una cantidad similar de los dos años previos al huracán.

Luego de Katrina, hubo 418 hospitalizaciones por infartos, incluidas 172 el tercer año. En cambio, hubo 150 hospitalizaciones los dos años previos al desastre natural.

Los resultados son de un solo centro médico, pero Irimpen consideró que el aumento de la tasa de infartos reflejaría las tasas de la ciudad. "Necesitamos los datos", dijo el autor.

Todavía se desconoce si la tendencia mejoró. El equipo sigue estudiando las tasas de infarto posteriores a Katrina en su centro. Pero los resultados destacan la importancia de estar preparados para responder ante un desastre natural, concluye el equipo.

FUENTE: American Journal of Cardiology, online 8 de diciembre del 2011