Archivo de Público
Viernes, 16 de Diciembre de 2011

Sin acuerdo entre Generalitat y sindicatos sobre los nuevos recortes

El Govern podrá aplicar las medidas de ajuste de forma unilateral después de otro fracaso en las negociaciones

PÚBLICO.ES / EFE ·16/12/2011 - 17:03h

EFE - Sentada de los representantes de los sindicatos del pasado día 15. -

La negociación sobre los últimos recortes que plantea el Govern ha acabado en fracaso. Generalitat y los sindicatos de la función pública se han levantado de la mesa sin llegar a un acuerdo, con lo que el Ejecutivo catalán, probablemente, aplicará las medidas de ajuste de forma unilateral.

Unos 300 millones de euros de los 625 que pretende ahorrar la Generalitat en 2012 procederán de los recortes que afectarán a la rebaja salarial que se obtendría con la reducción de las pagas extras de junio y diciembre de todos los empleados públicos de la Generalitat.

Las conversaciones han acabado hoy en la séptima reunión de la Mesa de negociación de la Función Pública, que ha durado algo más de tres horas y en la que, como en otras ocasiones, sindicatos y Generalitat no han conseguido acercar posturas en prácticamente ningún ámbito, según han informado fuentes sindicales.

El Govern podrá aplicar los recortes de forma unilateral

Tras acabar la reunión, los portavoces de los sindicatos, Josefina Pujol (CCOO), Ricardo Rodilla (IAC) y Xavier Casas (UGT) han denunciado en declaraciones a los medios de comunicación la falta de voluntad negociadora por parte de la Generalitat y han calificado la ronda de negociaciones celebrada de "teatro, farsa y pantomima". Los sindicatos aseguran que la Generalitat les ha comunicado que ésta era la última reunión que celebraban "de la primera fase", lo que les hace pensar que el Govern ha optado por imponer unas medidas que tendrán su traslación económica en el proyecto de presupuestos para 2012 que el ejecutivo catalán tiene previsto aprobar el próximo martes.

A juzgar por las conversaciones de las últimas semanas, la Generalitat no ha introducido ninguna modificación sustancial en su propuesta inicial, compuesta por 19 medidas, entre las que destacan la revisión de las plantillas de interinos, integrada por unas 28.000 personas, y la reducción de los complementos salariales de los empleados públicos. Los representantes del departamento de Gobernación se han negado a aceptar la reclamación de los sindicatos de retirada del punto relativo a los interinos, aunque ha expresado su deseo de preservar al máximo posible los puestos de trabajo, según los representantes de los trabajadores, que recelan de esta voluntad.

Nuevas movilizaciones

Los sindicatos han abandonado la mesa de negociación tras leer un manifiesto conjunto en el que califican de "inaceptable" la propuesta global de la Generalitat. "Se trata de un conjunto de medidas que precariza el trabajo público, que quiere normalizar una pérdida de derechos y de condiciones sin precedentes en la democracia, y que genera incertidumbre, sobretodo en los trabajadores temporales", reza el escrito. Uno de los escasos acuerdos de la reunión de hoy ha sido la decisión de trasladar a las mesas sectoriales la negociación sobre la reducción de los estadios que cobran los docentes y los complementos que recibe el personal penitenciario.

Los sindicatos califican de "inaceptable" la propuesta de la Generalitat

Los sindicatos han anunciado ya nuevas movilizaciones de funcionarios para la próxima semana, aunque confían en poder todavía influir en las medidas que se tomarán durante el trámite parlamentario del proyecto de ley de presupuestos y la ley de acompañamiento.

Además de la reducción salarial y de beneficios sociales como la eliminación del tiquet comedor y la rebaja de los días de asuntos propios, la Generalitat ha propuesto reducir en una tercera parte la jornada laboral de entre 7.000 y 8.000 interinos (los que no se encargan de servicios básicos) y ofrecerá a todos los funcionarios acogerse a esta misma medida de manera voluntaria.

Los representantes sindicales han denunciado que la Generalitat no ha aceptado ninguna de las alternativas que ellos planteaban (un tope para el sueldo de altos cargos y reducción de dietas) y temen que la Generalitat quiera reducir el número de interinos con procedimientos como los concursos de traslados.