Archivo de Público
Viernes, 16 de Diciembre de 2011

La UE condena a España por el impacto de una carretera de Aguirre

Se incumplieron dos directivas sobre protección del medio ambiente en la M-501

DANIEL BASTEIRO ·16/12/2011 - 08:00h

C. VELASCO - Portestas en las obras de la M-501, en 2006.-

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea condenó ayer a España por ignorar las advertencias de la Comisión en cuanto al impacto ambiental de una carretera de Madrid. El tribunal, con sede en Luxemburgo, dictaminó que España incumplió dos directivas sobre protección del medio ambiente en las obras de la carretera comarcal M-501, conocida como la "carretera de los pantanos".

La sentencia denuncia que la Comunidad de Madrid dio luz verde al proyecto ignorando las exigencias comunitarias de un informe de impacto ambiental en la zona, que está protegida por la presencia de los encinares de los ríos Alberche y Cofio. En ellos viven especies protegidas como el águila imperial y el lince ibérico.

El Ejecutivo de Aguirre consiguió parar el expediente de la Comisión Europea, que ya había trasladado el caso al tribunal comunitario en 2007. El Gobierno de la comunidad prometió hacer una evaluación de impacto de los tramos afectados, pero presentó después un recurso ante la justicia madrileña que dio visos de legalidad a las obras por cuestiones de interés público. La Comisión retomó su demanda judicial contra la Comunidad y ayer fue respaldada por los jueces comunitarios.

En la sentencia, la justicia europea concluye que España ha vulnerado la directiva de hábitats y la directiva de evaluación de impacto por no haber efectuado una evaluación de impacto previa y completa de los efectos sobre el medio ambiente de las obras. El tribunal recuerda que la directiva sobre los hábitats prevé efectivamente la posibilidad de realizar un plan o proyecto por razones imperiosas de interés público de primer orden, pero un Estado miembro sólo puede recurrir a esta posibilidad después de haber analizado las repercusiones de un plan o de un proyecto.

La sentencia obliga de momento a España, el interlocutor de la corte, a hacer cumplir la legislación europea, por ejemplo llevando a cabo los estudios pertinentes y cambiando el trazado en caso de que haya un grave perjuicio para las especies protegidas. Si no se cumple la sentencia, la Comisión podría abrir otro expediente contra España. La segunda sentencia podría ir acompañada de una multa millonaria.

La Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) anunció ayer que tomará todas las medidas para que se ejecute la sentencia. "Esta zona tiene uno de los hábitats más adecuados para la cría de linces de toda Europa", recordó el coordinador de conservación de SEO/BirdLife, Juan Carlos Atienza, a EFEverde.