Archivo de Público
Viernes, 16 de Diciembre de 2011

Japón medirá en los monos la radiación de Fukushima

Los científicos adosarán collares con dosímetros a tres macacos de la zona para registrar la exposición

PÚBLICO ·16/12/2011 - 08:00h

Vista aérea de la planta tras el accidente. efe

La Universidad de Fukushima está trabajando en el diseño de unos collares con dosímetros para colocarlos a los monos salvajes que viven en los bosques de la región y medir así su exposición a la radiación en el entorno de la central nuclear accidentada el pasado marzo, informa la CNN.

Según el profesor de tecnología robótica Takayuki Ta-kahashi, los collares incorporarán, además del dosímetro, un GPS para facilitar su localización y seguir sus rutas, así como un altímetro para determinar los movimientos de los animales en tres dimensiones. Hacia febrero, los científicos pretenden adosar los collares a tres macacos de la población que habita en el bosque junto a la ciudad de Minamisoma, a 25 kilómetros al norte de la planta atómica, y después liberarlos de nuevo en su medio natural para que registren la exposición a la radiación durante un mes. Al término de este periodo, los investigadores desprenderán los collares de los macacos por control remoto para recogerlos y analizar los datos.

Con este experimento, los científicos esperan no sólo estudiar el riesgo de exposición radiactiva de los humanos que viven en la región, sino también estimar el impacto de la crisis nuclear en la fauna salvaje de Fukushima, algo que hasta ahora no se ha comprobado. "Nos gustaría definir la magnitud del impacto de la radiación en el mundo natural, incluyendo bosques, ríos, aguas subterráneas y el océano. Dibujaremos el mapa para mostrar el movimiento de la radiactividad", explicó Takahashi.

Aunque se ha mantenido un seguimiento del nivel de radiación en la zona afectada por el accidente nuclear, las mediciones se realizan desde el aire, no sobre el terreno. El veterinario del Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de Fukushima Toshio Mizoguchi ideó este proyecto para monitorizar la radiación en los animales y estudiar el ciclo de los isótopos entre estos, sus presas y la vegetación de la zona. En octubre se lanzó un primer intento, pero en aquella ocasión los dosímetros de los collares no funcionaron correctamente y los datos no se registraron.

Según la edición japonesa de The Wall Street Journal, los científicos esperan prolongar el proyecto durante varios años y extenderlo a otras especies, como los jabalíes.