Archivo de Público
Jueves, 15 de Diciembre de 2011

La resistencia armada se endurece en Siria

Mueren al menos 27 miembros de fuerzas de seguridad del régimen en combates con los desertores

EFE ·15/12/2011 - 09:42h

Mohammed Jalil / EFE - Un convoy militar circula por una carretera tras salir de la base aérea de Al Asad.

La resistencia armada siria, organizada mayoritariamente en el denominado "Ejército Sirio Libre", sigue haciéndose fuerte en algunas zonas del país. Al menos 27 miembros del Ejército y las fuerzas de seguridad leales al régimen de Bachar Al Asad murieron hoy en enfrentamientos con los rebeldes en la provincia meridional de Deraa.

El opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó, en un comunicado, de que los combates se desarrollaron en los alrededores de puestos de control militar y de un complejo policial, y no especificó si se habían producido bajas en las filas rebeldes

En los últimos meses se han incrementado los choques entre soldados disidentes y tropas regulares, que comenzaron sobre todo en la provincia septentrional de Idleb para extenderse poco después a Homs y Hama (centro), y ahora a Deraa.

Los combates estallaron en un puesto de control situado en la carretera de Al Sad, cerca de un complejo policial de la zona de Hadikat al Rauda, y en un puesto militar.

A principios de mes el Ejército Sirio Libre anunció el cese de los ataques, salvo para proteger a civiles

Ayer, murieron también al menos ocho militares sirios en una emboscada tendida por supuestos soldados desertores en respuesta al asesinato de varios civiles en Hama por disparos de los seguidores del régimen de Al Asad.

Los soldados desertores, organizados en el denominado "Ejército Sirio Libre" (ESL), protagonizan combates frecuentes con las tropas regulares, lo que ha acrecentado los temores a una guerra civil en el país.

Sin embargo, a principios de este mes, el ESL acordó cesar sus ataques y limitarse a usar las armas en actos de autodefensa o para proteger a los civiles, un compromiso cuya efectividad no se ha comprobado.

Estas informaciones no han sido confirmadas por los medios oficiales del gobierno ni han podido ser verificadas de forma independiente debido a las restricciones impuestas por las autoridades a los periodistas para trabajar dentro de Siria.

La revuelta contra Al Asad comenzó el pasado marzo y desde entonces han muerto más de 5.000 personas por la represión, entre ellas más de 300 menores, según las últimas cifras de la ONU.