Archivo de Público
Jueves, 15 de Diciembre de 2011

La candidatura olímpica de Madrid pagó a la fundación que desvió fondos de Nóos

Cultura, Deporte e Integración Social cobró 144.000 euros por "ayudar a perfilar el lema" tras las gestiones de Urdangarin

 

ALICIA GUTIÉRREZ ·15/12/2011 - 08:00h

ALICIA GUTIÉRREZ - Iñaki Urdangarin, durante una conferencia en Las Vegas (Estados Unidos), organizada por Telefónica. bloomberg

La Fundación Madrid 16, creada por Alberto Ruiz-Gallardón para promocionar a la capital como sede de los Juegos Olímpicos de 2016, pagó 144.000 euros a otra ONG ligada a Iñaki Urdangarin, Fundación Cultura, Deporte e Integración Social (CDIS), por trabajos para la candidatura de cuyo soporte documental no queda mucho.

La principal peculiaridad de la Fundación CDIS reside en que es propietaria de De Goes Center Stakelholder Management SL, empresa utilizada para desviar al extranjero 470.000 euros como mínimo con la ayuda del Instituto Nóos, la asociación sin ánimo de lucro que hasta junio de 2006 presidió el yerno del rey.

El duque de Palma y Torres se ofrecieron al Ayuntamiento de Gallardón

Fueron Urdangarin y su socio y sucesor al frente del Instituto Nóos, Diego Torres, quienes, en abril de 2007, ofrecieron al Ayuntamiento de Madrid los servicios de Fundación Cultura, Deporte e Integración Social, aunque el convenio de colaboración con Madrid 16, con tres años de vigencia, no quedó suscrito hasta octubre de ese año. Así lo confirmó este miércoles a Público la ex consejera delegada de la sociedad Madrid 16, Mercedes Coghen.

"Los Juegos de las personas"

Según Coghen, Fundación Cultura, Deporte e Integración Social "ayudó a perfilar" el lema de la candidatura "Los Juegos de las personas" y a dotarla de "contenido social": "Trabajaban en el área de la inclusión social, en Madrid había mucha inmigración y, después de ver el patronato que tenían y la gente que cooperaba con ellos, decidimos colaborar", relata Coghen.Del soporte documental de aquel trabajo "no queda mucho", admite la actual directora general de Deportes del Ayuntamiento madrileño.

Según Madrid 16, "no queda mucho" rastro documental del trabajo pagado

Según sus palabras, Urdangarin venía precedido por el "prestigio" de haber sido vicepresidente del COE y arropado por deportistas de élite y grandes empresas como Telefónica de la que ya entonces era consejero y Repsol. Coghen no menciona la posición familiar del duque, esencial para explicar la vertiginosa prosperidad de su ONG y sus empresas.

De los 144.000 euros que, según Coghen, transfirió la fundación municipal Madrid 16 a Deporte, Cultura e Integración Social entre 2007 y 2009, el informe de Hacienda que analiza las cuentas de la trama Nóos y sobre el que viene informando este diario, sólo refleja una parte: los 72.000 euros abonados en 2008. Es decir, no aparecen ni los 18.000 de 2007 ni los 54.000 de 2009. Salvo que se trate de un error por parte de quienes elaboraron el informe, lo anterior significa que Fundación Cultura, Deporte e Integración Social no declaró la mitad de los ingresos procedentes de Fundación Madrid 16.

"Nos hablaron de ellos"

La fundación es dueña de la empresa que desvió medio millón al extranjero

Cómo llegaron Urdangarin y Torres al consistorio madrileño con la carpeta de la Fundación CDIS bajo el brazo es algo sobre lo que Coghen no aporta muchos detalles. "Nos hablaron de ellos gente de la candidatura de Barcelona 92". El quiénes en concreto es una incógnita. Pero, desde luego, es en 2007 cuando Diego Torres aparece al timón de la fundación, la segunda pieza altruista en un engranaje que giraba en torno a Urdangarin y su Instituto Nóos, la asociación sin ánimo de lucro que entre 2004 y 2007 captó 5,8 millones de los gobiernos conservadores de País Valencià y Balears. Todo ese dinero acabó en las cuentas de cinco de sus empresas satélite.

A lo largo de nueve años, el conglomerado formado por el Instituto Nóos y esas cinco empresas facturó más de 16 millones de euros, de los que 4,9 fueron para las dos consultoras con participación directa del marido de Cristina de Borbón: Nóos Consultoría Estratégica SL y Aizoon SL, donde la hija del rey sigue ostentando el 50% de las participaciones.

El cómputo de los 16 millones de facturación ha sido realizado por este periódico a partir de los datos individuales contenidos en el informe de Hacienda. El monto global no incluye cifras de facturación de Fundación Cultura, Deporte e Integración Social. Ni de De Goes Center Stakeholder Management, que en 2006 consiguió que el Instituto Nóos le pagase nada menos que 208.800 euros.

Es Diego Torres quien, en apariencia, controla por completo la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social. Y, a través de la ONG, controla todas las participaciones, salvo una, en que se divide el exiguo capital de De Goes Center: en total, los títulos valen 3.005 euros. Y el último de la serie sólo uno. Es ese el que oficialmentepertenece a Mario Sorribas. Pese a su posición abrumadoramente minoritaria, es él quien controla las nueve cuentas bancarias de De Goes localizadas en España hasta la fecha.

Persona de confianza

Persona próxima al yerno del rey, Mario Sorribas ha desempeñado diversos papeles en la trama asociativo-empresarial nucleada en torno al Instituto Nóos. Actualmente, es apoderado de Aizoon SL, donde la infanta Cristina y su marido comparten propiedad al 50%.

De Goes Center está considerada la herramienta clave en la evasión de fondos de origen público a una cuenta ligada a una empresa domiciliada en el paraíso fiscal de Belice y que presumiblemente se localiza en Luxemburgo, aunque ese extremo continúa bajo investigación.

El mecanismo era este: De Goes enviaba fondos a Reino Unido, desde donde una sociedad de nombre idéntico pero sin vinculación societaria con la mercantil española los transfería a una cuenta opaca. La De Goes británica tiene como accionista a una empresa domiciliada en Belice.

Hasta ahora, las pesquisas dirigidas por el juez que investiga la pieza Nóos dentro del caso Palma Arena han dejado al descubierto una operación de desvío de dinero al exterior: como informó este diario el pasado día 5, De Goes Center remitió 50.000 euros a Londres en 2007, justo un día después de que la propia asociación altruista Instituto Nóos comenzase a cursar órdenes de transferencia hacia el mismo país. Entre marzo y julio de ese año, el Instituto Nóos transfirió así 420.000 euros. Para qué, es algo que nadie ha explicado aún de modo satisfactorio.