Archivo de Público
Martes, 13 de Diciembre de 2011

Barroso: "La propuesta de Londres ponía en peligro el mercado interno"

Los presidentes de la Comisión y el Consejo Europeo defienden el pacto por la unidad fiscal de la eurozona firmado el pasado viernes

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·13/12/2011 - 10:45h

Van Rompuy en la rueda de prensa tras la reunión de jefes de Estado y de Gobierno en Bruselas. /REUTERS

Los presidentes del Consejo y de la Comisión Europea, Herman Van Rompuy y Jose Manuel Durao Barroso, dieron esta mañana su punto de vista sobre la negativa de Reino Unido a la firma del nuevo pacto fiscal entre los países del euro anunciado el pasado viernes. 

Barroso fue especialmente crítico sobre las condiciones que puso el primer ministro David Cameron, para salavaguardar los intereses financieros de la City.

"A cambio del acuerdo, Londres pidió un protocolo específico para sus servicios financieros que, tal y como estaba planteado, presentaba un riesgo a la integridad del mercado interno. Esto hizo imposible el compromiso", dijo.

Van Rompuy, por su parte, explicó que con esas condiciones, "no hubo otra alternativa que un tratado a 17 -los socios del euro- abierto a los demás". El presidente dijo que todos los Estados -menos Reino Unido- que no forman parte de la eurozona, demostraron su "responsabilidad y solidaridad".

"El interés europeo debe ser nuestro único criterio", recalcó Van Rompuy, quien aseguró que la firma del nuevo tratado, que llegará en marzo como muy tarde, servirá para hacer obligatorio el pacto fiscal.

Medidas fiscales

Con esas nuevas normas fiscales, los países deberán incluir en sus constituciones un límite al déficit estructural anual del 0,5 % del PIB. Los que no cumplan serán penalizados, algo que ha suscitado muchas críticas pero para lo que según Van Rompuy "hubo un amplio consenso sobre la sustancia".

Ahora bien, Barroso insistió en que el problema de la zona euro no es solo una cuestión de la deuda de los países que lo componen, sino de crecimiento económico. "El acuerdo del viernes no es suficiente", dijo, y llamó a los Estados a fomentar las medidas que pongan en marcha de nuevo la economía y reduzcan la desocupación.