Archivo de Público
Martes, 13 de Diciembre de 2011

Un hombre mata a su expareja en el lugar de trabajo

El hombre acudió a primera hora dela mañana a la gestoría de Carral, en las proximidades de A Coruña para apuñalar a la víctima

MARIOLA MORENO ·13/12/2011 - 08:00h

MARIOLA MORENO - Traslado del cadáver de la mujer. EFE

Aparcó su moto en la puerta y, con un cuchillo de grandes dimensiones, apuñaló a su expareja hasta matarla. Matilde F. R., de 38 años, murió asesinada en su puesto de trabajo a manos de su expareja, Lino B. F., de 39 años. El hombre acudió a primera hora dela mañana a la gestoría de Carral, en las proximidades de A Coruña, donde ejercía como administrativa la víctima, y sin mediar palabra le asestó varias cuchilladas.

Antes de emprender la huida, el agresor todavía tuvo tiempo de forcejear con el jefe de Matilde, que salió de su despacho al oír los gritos de la mujer, y de llevarse las llaves del coche de su exnovia, con el que recorrió los cinco kilómetros que separan el lugar del crimen de su casa de Abegondo. Una vez allí, prendió fuego a la vivienda unifamiliar en la que había vivido con sus padres hasta el fallecimiento de estos y murió posiblemente por inhalación de humos, según fuentes de la Guardia Civil.

Concluidas las labores de extinción del incendio, que se prolongaron durante una hora, los bomberos hallaron al supuesto agresor en el interior de la casa, semitendido en un sillón pero todavía con vida. Sin embargo, el personal sanitario que lo atendió no logró reanimarlo y sólo pudo certificar su muerte pasadas las once de la mañana. En la cocina de la casa se encontró el cuchillo con el que supuestamente mató a la que había sido hasta hacía unos meses su pareja.

La secretaria xeral de Igualdade de la Xunta, Susana López Abella, que confirmó que la mujer asesinada no había presentado ninguna denuncia contra su agresor, instó a los gallegos a "rebelarse" contra la violencia de género. "El objetivo común de erradicar esta violencia sobre las mujeres exige a la sociedad mantenerse vigilante ante posibles episodios, porque en la vida cotidiana hay señales de alerta que pueden advertir de situaciones de riesgo", señaló.

Fortaleza y valentía

Además, López Abella apuntó a la denuncia como "factor imprescindible" para proteger a las víctimas, por lo que reclamó "fortaleza y valentía" para llevarla adelante "hasta las últimas consecuencias".

El alcalde de Carral, José Luis Fernández Mouriño, confirmó que víctima y verdugo habían sido pareja "desde siempre" y que en los últimos tiempos el supuesto asesino "llevaba un tiempo en el paro y bebía". El Ayuntamiento de Abegondo ha anunciado que decretará tres días de luto oficial. Con la muerte de Matilde, ya son 57 las mujeres fallecidas este año a manos de sus exparejas, tres de ellas en Galicia.