Archivo de Público
Martes, 13 de Diciembre de 2011

UE y FMI vuelven a Atenas a pedir nuevos recortes

La troika plantea al Gobierno una rebaja del salario mínimo

YIANNIS MANTÁS ·13/12/2011 - 02:27h

El ministro de Finanzas griego, Evángelos Venizelos, ayer, en Atenas. AP

Con la petición de más recortes y ajustes salariales en sus maletas llegó ayer a Atenas la delegación de la Comisión Europea, del BCE y del FMI (conocida como la troika), para negociar los detalles del segundo plan de rescate para Grecia. Los inspectores se reunirán durante toda esta semana con el Gobierno griego para evaluar también la aplicación de los ajustes acordado de los últimos meses; aunque las perspectivas no son prometedoras, pues el déficit heleno se ha disparado otra vez más allá de lo previsto: frente al 7,6% de déficit en 2011 estimado, ahora se espera un 9%. Esta desviación se corregirá con nuevos recortes en 2012. Del mismo modo, se modifican las predicciones para los años 2012-2015 y plantean para ese periodo nuevas medidas de ahorropor unos 7.700 millones de euros. Para lograrlo, la troika plantea al Ejecutivo del tecnócrata Lukas Papadimos ajustes en los subsidios sociales, los gastos del Gobierno central y local, los farmacéuticos, la liberación de las profesiones y la renegociación del salario mínimo en el sector privado.

Concretamente, la troika sostiene que los 751 euros brutos del salario mínimo en Grecia deben bajar hasta el nivel de Portugal, de 450 euros, y exigen la abolición del acuerdo del verano entre patronal y sindicatos, que respeta el salario mínimo y contempla subidas salariales para 2012. Mientras los sindicatos rechazan sin más esta propuesta, el Gobierno sostiene que, de momento, no se trata de una propuesta oficial de la troika.

Un centenar de diputados helenos reclama una subida salarial retroactiva

Además, la troika quiere renegociar el plan de privatizaciones que hasta 2015 debería aportar unos 50.000 millones, pero que apenas ha avanzado. Su intención es ampliar este periodo hasta 2020 y que aporte a las arcas helenas al menos unos 22.000 millones hasta 2015.

El ministro de Finanzas, Evángelos Venizelos, admitió que la negociación con la troika, en la que también se tratará la quita voluntaria de la deuda griega en manos de la banca y los grandes fondos de inversión, será "complicada y crítica". Venizelos subrayó que no habrá elecciones en Grecia hasta que no se termine la negociación del segundo plan de rescate.

Y mientras se debate un recorte de salarios en el sector privado, 110 exdiputados (tanto socialistas como conservadores) han reclamado que se les abone una subida de sus retribuciones con carácter retroactivo, que supone en total más de diez millones de euros, y una indemnización de 10.000 euros por cabeza. Algunos de estos diputados se apresuraron ayer a retirar su petición tras ver sus nombres publicados en la prensa griega, pero la mayoría de ellos insiste en su demanda.