Archivo de Público
Martes, 13 de Diciembre de 2011

Putin sufre otro revés en las calles

Escasa afluencia a su mitin contra las protestas por el fraude electoral

NATÀLIA BORONAT ·13/12/2011 - 04:55h

Seguidores del primer ministro ruso, en Moscú. afp

Con motivo del Día de la Constitución de la Federación Rusa, que ayer cumplió 18 años, los simpatizantes de Rusia Unida se congregaron en un mitin en la plaza Manézh-naya del centro de Moscú para apoyar la candidatura del actual primer ministro, Vladímir Putin, a las elecciones presidenciales de marzo.

Bajo el lema "Gloria a Rusia", el acto de ayer fue una respuesta a la multitudinaria movilización ciudadana que el sábado salió a la calle para exigir unas elecciones limpias tras las denuncias de fraude en los comicios legislativos del 4 de diciembre, que ganó la oficialista Rusia Unida.

Se forman colas de personas en busca de su recompensa por acudir al acto

Un férreo despliegue policial tomó el centro de Moscú, sembrado de vallas metálicas para cerrar el acceso a las plazas. Hubo reparto masivo de banderas, en previsión de una gran concentración, pero sólo asistieron en torno a 5.000 personas, según periodistas independientes que cubrieron el acto, aunque la Policía aseguró que había unas 25.000.

Durante la media hora que duró el mitin, unas cuantas voces fieles al Kremlin reiteraron su apoyo a Putin bajo unos retratos del actual primer ministro y del presidente, Dmitri Medvédev.

La intervención más destacada fue la del representante de Moscú en la OTAN, Dmitri Rogozin, quien fue el encargado de recordar el peligro que amenaza al país porque "en Europa creen que Rusia es una presa fácil".

El magnate Prójorov y el exministro Kudrin disputarán las presidenciales

Además, Rogozin recordó que "en Europa no queda ninguna fuerza capaz de oponerse a Washington, pero nosotros sí tenemos a ese líder: Vladímir Putin". Rogozin instó a todos los rusos a unirse y clamó: "Apretad los puños, respirad fondo y gritad: ¡Gloria a Rusia!"

El acto terminó con el himno de Rusia y, tras él, la Policía guió a los asistentes hacia las salidas. Unos se encaminaron hacia el metro y otros se dirigieron a la plaza Bolótnaya, donde habían aparcado los autobuses que trajeron a jóvenes de la región de Moscú a la manifestación.

Cerca de la entrada de metro de la plaza de la Revolución se formaron varias colas de gente que esperaba su recompensa por haber participado en el mitin. Primero recibieron unos talones que luego, como informó una de las chicas que esperaba su paga, intercambiaron por dinero, unos 400 o 500 rublos (entre 10 y 12 euros). Una joven que había participado en la arenga, cuando vio que se le acercaban cámaras de televisión, llegó a exclamar: "Como Putin no nos da un buen trabajo, pues tenemos que hacer esto".

Ya a la entrada del metropolitano, tres personas discutían sobre si habían ido a la manifestación por dinero o no. Yelena e Inna se peleaban con un comunista e insistían en que habían participado voluntariamente en el mitin porque ellas están "a favor de la libertad". Según ellas, "ahora hay libertad de expresión, ya que podemos construir iglesias y comprar evangelios". Estas dos mujeres creen que la elección está entre Putin y Guennadi Ziugánov, líder del Partido Comunista. Y tienen fe en el actual primer ministro porque los comunistas son los herederos de Stalin, que "tanto daño hizo a la religión".

Campaña a la presidencia

Desde los comicios legislativos del 4 de diciembre y las manifestaciones de la oposición, la campaña electoral para las presidenciales de marzo se ha acelerado. Ayer, el multimillonario Mijail Prójorov, apartado en septiembre del partido Causa Justa, anunció que se presentará a las elecciones y que pronto empezará a recoger firmas para promover su candidatura.

Prójorov quiere crear un nuevo partido político y no ha descartado colaborar con el exministro de Finanzas Alexei Kudrin, que a finales de septiembre fue destituido por sus divergencias con el jefe del Kremlin en materia de gastos militares. Precisamente ayer, Kudrin, en una extensa entrevista en el periódico Vedomosti, insistió en desmarcarse de la ideología de Putin y afirmó que estaba en contacto con Prójorov para la posible creación de un nuevo partido.