Archivo de Público
Martes, 13 de Diciembre de 2011

Mou sólo ve lo que quiere ver

"Mi mensaje al madridismo son dos palabras: somos líderes", dice el entrenador del Real Madrid

 

GONZALO CABEZA ·13/12/2011 - 08:00h

GONZALO CABEZA - Mourinho mira el entrenamiento de ayer. efe

Ante la derrota, Mourinho da un puñetazo en la mesa. "Mi mensaje al madridismo son dos palabras: somos líderes". Los números cimentan la argumentación a la que se aferra el luso para salir de la depresión del clásico. "No cambiaría nuestra situación con nadie. Somos el mejor equipo de la fase de grupos de toda la historia de la Champions. En Liga nadie tiene más puntos que nosotros. Miro para arriba y no veo a nadie. Para el sábado hay tres posibilidades, si ganamos sacamos tres puntos al segundo, si empatamos uno y si perdemos seguimos líderes. Y en Copa somos uno de los 32 con opciones al título", señaló el técnico con tono desafiante. En esa última competición debuta hoy el Madrid contra la Ponferradina.

El discurso tras la derrota es el que ya había ido encaminando desde la previa del partido contra el Barcelona. "Si el mundo está cerca de acabar, no es ni aquí ni por nosotros. Nada que pudiera pasar en el partido del sábado nos haría perder nuestro equilibrio y tranquilidad. La gente del deporte sabe que ganar te hace más feliz y perder menos, pero una cosa es la felicidad y otra perder el equilibrio", remarcó Mourinho, que pretende quitarle trascendencia a la derrota: "Prefiero perder el último partido, seguir líder y tener posibilidad el sábado de ser líder en solitario".

El técnico parecía incómodo. Desde el principio de su discurso trató de abortar cualquier pregunta del clásico "esa rueda de prensa ya la di el sábado", aunque posteriormente sí analizó la relación entre el Barcelona y su equipo. "No tenemos un sentimiento de inferioridad porque tienen los mismos puntos que nosotros con un partido más disputado", reiteró.

A Mourinho no le cuesta encontrar incentivos en los momentos malos y rebusca en las tablas de récords para autocomplacerse: "Mi motivación después de tener el honor de que mi nombre está al lado del de Miguel Muñoz, uno de los entrenadores más grandes de la historia del club, está a tope. Somos los dos únicos entrenadores con 15 victorias consecutivas en el Madrid. Récord de Champions y líder de Liga si puntuamos el sábado".

Tampoco cree que la derrota vaya a afectar a Cristiano señalado por la grada como responsable. "Si él es como yo, no escucha silbidos. Durante el partido no hay tiempo para escuchar. Le ha afectado como a todos perder el partido, está más triste que hace 15 días pero no pierde su equilibrio emocional", comentó el técnico.

Cristiano estará hoy en Ponferrada a pesar de que en el clásico hubo momentos en los que aparentó estar lesionado. "Puede ayudar a ganar", zanjó Mourinho, que dejó en Madrid a Casillas, Pepe, Coentrao, Lass, Xabi Alonso, Di María, Arbeloa y Benzema, mientras confirmó la titularidad de Sahin, Varane y Altintop en El Toralín.

La importancia de la Copa

A diferencia de la temporada pasada contra el Murcia, Mou sí reservará titulares para la Copa. "El año pasado quería romper con una situación que venía de años anteriores. Se había perdido contra el Alcorcón y el año anterior también se había caído en primera ronda", comentó el luso, que reunió a sus jugadores antes del entrenamiento. "Quería explicar a los que van a debutar en Copa la historia del Madrid en la competición, dándoles ejemplos de las dificultades de otros años y de las que han tenido ya este otros equipos de Primera", argumentó.

Aún le quedó tiempo y fuerzas a Mou para mandar un mensaje de aliento a sus jugadores. "Son gente seria, que trabaja muchísimo y lo da todo. Quien lo da todo no está obligado a más. La gente está preparada y quiere trabajar igual y jugar igual", comentó antes de recurrir de nuevo al mantra en el que se montó durante toda su comparecencia: "No me cambiaría por nadie en Europa".