Archivo de Público
Lunes, 12 de Diciembre de 2011

El saqueo de Marbella acorrala a Isabel Pantoja

La Fiscalía solicita para la tonadillera una condena a tres años y medio de prisión

RAÚL BOCANEGRA ·12/12/2011 - 13:48h

Isabel Pantoja tras ser detenida en 2007. EFE

El juicio por blanqueo de capitales contra la cantante Isabel Pantoja, el exalcalde de Marbella Julián Muñoz y su exmujer, Maite Zaldívar, comenzará finalmente el próximo mes de junio y se desarrollará en varias sesiones hasta principios de 2013, según ha fijado la Audiencia Provincial de Málaga. Este proceso tiene su origen en la investigación del caso Malaya, que ahora se juzga en Málaga. El primer instructor, Miguel Ángel Torres, abrió entonces una pieza separada para indagar las actividades de Muñoz. Aquellas pesquisas desembocaron en el escrito de acusación de la Fiscalía Anticorrupción, que afirma que en tres años (entre 2003 y 2006) Pantoja blanqueó 1,84 millones de euros procedentes de ingresos ilegales de Muñoz, con quien mantenía un sonado romance. Pantoja se enfrenta a una petición fiscal de tres años y medio de prisión (que implica ingreso en prisión); a Muñoz le pide Anticorrupción siete años y medio de cárcel y siete de inhabilitación, y a Zaldívar se le pide la misma pena que a la tonadillera.

El relato de Anticorrupción refleja que el exalcalde, que entró en el consistorio de la mano del fallecido Jesús Gil, usó primero a su esposa, Maite Zaldívar, y a su cuñado para darle salida al dinero negro que obtuvo de distintos favores que hizo estando en el Ayuntamiento. Y luego utilizó a su nueva pareja, Isabel Pantoja. Tanto Pantoja como Zaldívar conocían la cuantía y el origen ilícito de los fondos y bienes que obtenían del exalcalde, según sostiene la Fiscalía. Anticorrupción estima que Muñoz pudo lavar no menos de 3,6 millones de euros.

Dinero negro y dos casas

Muñoz canalizó el traspaso de dinero negro a Pantoja mediante la compra de dos casas. Por un lado, la tonadillera compró por 330.000 euros, que abonó Muñoz, un apartamento de 181 metros en el exclusivo hotel Guadalpín de Marbella. La pareja obtuvo una rebaja del 37% en su precio, atribuida por la Fiscalía a los favores que Muñoz hizo a la promotora Aifos.

Anticorrupción sostiene que Muñoz usó a Pantoja para lavar 3,6 millonesLuego, Pantoja adquirió el chalet Mi Gitana, de 650 metros, valorado en 3,3 millones. Para pagarlo, solicitó un préstamo hipotecario a Banif. Anticorrupción considera que “la financiación de la vivienda por la entidad Panriver [de la que Pantoja era administradora única] fue la fórmula ideada por Muñoz y Pantoja para permitir que la casa fuera abonada con fondos de procedencia delictiva de Muñoz”. La tonadillera puso como garantía de la hipoteca el chalet y el apartamento de Guadalpín. Pantoja abonó las cuotas del préstamo a través de una cuenta de Panriver, sociedad que se nutría, según el fiscal, de fondos de otras cuentas de Pantoja, que a su vez recibían ingresos en efectivo de Muñoz. De hecho, una vez detenido el exalcalde, Pantoja dejó de pagar las cuotas hipotecarias. Y después vendió el apartamento de Guadalpín para hacer frente al préstamo.

Franbel Artists

Además de esta vía de blanqueo, Muñoz, según Anticorrupción, inyectó también dinero en Franbel Artists, una compañía de Pantoja que no tenía actividad mercantil hasta el año 2003. Precisamente ese año, que es cuando comienza el romance con Muñoz, la empresa se lanza a “importantes inversiones, arrendando explotaciones ganaderas, contratando personal y comprando dos vehículos”. “Tales desembolsos no pueden justificarse con cargo a los beneficios de la compañía. Hay que inferir que fueron efectuados por Julián Muñoz”, concluye Anticorrupción.

El juicio contra el exalcalde marbellí y la cantante se celebrará en junioPor último, en las cuentas de Pantoja se ingresaron en efectivo 1,1 millones de euros entre 2003 y 2006. Un año antes, cuando Pantoja y Muñoz aún no habían iniciado su relación, la tonadillera no había recibido ingreso alguno de esa entidad. El fiscal los atribuye a Muñoz después de que Pantoja le manifestó que cobraba sus galas en talones y no en metálico.

Cuando Muñoz inicia la relación con Pantoja y se separa de Zaldívar, se desprende de los fondos ocultos en el extranjero. Muñoz envió parte de este capital a Zaldívar y lo usó también para ayudar a sus hijas. El mecanismo fue el siguiente. Zaldívar creó, parapetada tras dos compañías con sede en Gibraltar, una entidad “totalmente opaca” radicada en Delaware (EEUU). Su hermano Jesús Zaldívar estaba autorizado para disponer de las cuentas y así transfirió a España desde Suiza 577.000 euros entre 2003 y 2006.