Archivo de Público
Lunes, 12 de Diciembre de 2011

Zapatero cree que el rey "va a saber gestionar" el 'caso Urdangarin'

En una de sus últimas entevistas, Zapatero reivindica su gestión de la crisis y espera que el tiempo sea benévolo con él

PUBLICO.ES ·12/12/2011 - 09:03h

José Luis Rodríguez Zapatero durante la cumbre de la UE - EFE

En una de sus últimas entrevistas como presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, respondió a las preguntas que le hicieron en ABC Punto Radio, en el programa Cada mañana sale el sol. La primera pregunta tuvo un claro sabor a despedida: "¿Se siente incomprendido?". "La democracia tiene unas reglas que hay que respetar. El juicio de la tarea de Gobierno corresponde a los medios y a los ciudadanos. Es verdad que el paso del tiempo da un nueva perspectiva, y esperemos que el tiempo decante lo que han sido estos casi ocho años de Gobierno, ahora muy marcados por la crisis".

Y como todo sonaba a despedida, Zapatero hizo alusión al traspaso de poderes, ejemplar según el PP: "Es un empeño personal que el nuevo Gobierno tenga todos los papeles sobre la mesa. Eso es bueno para la seriedad institucional del país". En ese sentido, Zapatero destacó que el diálogo con Mariano Rajoy, su sucesor, "en los últimos tiempos ha sido fluido". "Hemos recuperado confianza. Como próximo expresidente del Gobierno, le deseo que su tarea sea buena para España en estos momentos de crisis ya que mi mayor aspiración es que los españoles tengan un porvenir estable".

Eso le dio pie para hablar de la crisis. Zapatero defendió su gestión y repitió viejos argumentos ya esgrimidos en anteriores ocasiones. Habló sobre la reciente cumbre de la UE y restó importancia sobre la crítica que le lanzó el PP por no lograr que España tenga capacidad de bloqueo sobre el fondo de rescate : "Nos interesa que ese fondo sea flexible, pero nosotros no estamos para vetar. Hablé con Rajoy y no hay ningún problema, estamos de acuerdo".

"El indulto a Alfredo Saénz me parece razonable"

Preguntado por que no dimitió en mayo de 2010, Zapatero respondió: "No dimití por sentido de la responsabilidad. Era irresponsable poner a nuestro país en un proceso electoral y no tomar las decisiones, hubiera supuesto un riesgo evidente. Sin aquellas medidas de mayo de 2010, España no hubiera podido financiarse por sí misma. Afortunadamente la credibilidad de nuestro país está encauzada".

El todavía presidente reconoció que el principal problema de España es el paro, pero cree que este es un problema que "va más allá de la legislación laboral". "Tenemos un problema estructural: cada vez que hay un crisis la tasa de paro se dispara por encima del 20%. Hay algo más en nuestras reglas laborales, en nuestro esquema funcional de la organización del trabajo que hay que mejorar".

Insistió de nuevo en que a los ciudadanos no les va a costar un solo euro la reestructuración del sector financiero y repitió un viejo mantra: "Nuestro sistema financiero ha resistido mejor que en otros países". 

Sobre el indulto a Alfredo Saénz, número dos del Banco de Santander, Zapatero fue muy poco explícito: se limitó a decir que le parece "razonable".

Otro punto polémico durante la entrevista fue la no aprobación del reglamento de la Ley Sinde el pasado 2 de diciembre en el Consejo de ministros. Zapatero dijo que fue él quien tomó la decisión. Añadió que el debate que se produjo sobre la aprobación del Reglamento "ha estado más o menos exagerado en los medios". Hizo hincapié en que no fue "tenso". "Es cierto que hubo compañeros del Consejo que abogaron por que no se aprobara el Reglamento, máxime estando el Gobierno en funciones y a pesar de que se le había comunicado al PP". "Visto el debate que se producía, decidí que no", concluyó.

Sobre el caso Urdangarin,  más que entrar a valorarlo, hizo una cerrada defensa del rey: "Creo que la Casa Real ha expresado una posición razonable, seria y sólida; creo que institucionalmente el rey va a saber gestionar esta situación, que nos obliga a todos a tener respeto por la acción de la justicia. Espero que se gestione bien, que se separen los ámbitos y respetemos todo el proceso judicial".

Sucesión

Y cómo no, terminó por hablar de su sucesión al frente del PSOE. "Me siento el principal responsable de la derrota electoral. No me voy a pronunciar sobre los principales candidatos, debo ser neutral. Lo más relevante es que el PSOE mantenga, reafirme y profundice su compromiso con el interés general de España en este momento tan trascendente y tan delicado para el bienestar de esta sociedad, para que saquemos lo mejor de nosotros mismos". 

Al hilo de la derrota electoral, quiso dejar claro que si participó tan poco en la campaña electoral fue porque él lo quiso así y que no se lo impuso Rubalcaba. También quiso dejar claro que no ha habido golpes de estado dentro del PSOE y que todos, Rubalcaba el primero, han sido leales colaboradores.