Archivo de Público
Lunes, 12 de Diciembre de 2011

El Barça no afloja, el Madrid cede

Los blancos caen en el derbi

 

NOELIA ROMÁN ·12/12/2011 - 06:20h

Eidson lanza ante Abrines, ayer en el Palau. efe

Cargado de jugadores con una capacidad anotadora deslumbrante, el Barcelona somete a sus rivales desde la retaguardia. Su defensa es tan opresiva que sólo cuatro de sus rivales esta liga (Cajasol, Bizkaia, Penya y Obradoiro) han logrado alcanzar o superar los 70 puntos. No lo hizo ayer el Unicaja, en su frustrado intento (72-62) de igualar el número de victorias azulgranas al frente de la clasificación. Los malagueños, sin embargo, se mantienen a una victoria del Madrid porque los de Pablo Laso no superaron su primera prueba sin Rudy y sin Ibaka y perdieron el tren del Barça. En un derbi espectacular hasta el último suspiro, el Estudiantes tomó aire (90-85) a costa de un Madrid demasiado dubitativo.

El Unicaja, último equipo capaz de ganar en el Palau desde mayo, el Barça ha enlazado 15 triunfos, trató de frenar a los de Xavi Pascual con su misma medicina: una alternancia defensiva que sorprendió a los azulgranas durante medio partido (39-33). En una tarde discreta de Navarro (siete puntos), a Marcelinho le costó imponer el ritmo que más le conviene al Barça. Pero Ndong (14 puntos) se ofreció para replicar a Fitch (19 puntos) y Freeland (12) y desatascar a los suyos. Sus seis rebotes ofensivos y los 18 que capturó el Barça de un total de 40 concedieron a los de Pascual un margen por el que el Unicaja (39 capturas, 13 ofensivas) se desangró. La desconexión azulgrana en el cuarto final (6-14) sólo sirvió para el maquillaje malagueño.

Un poco más tarde, en el Palacio de Deportes de Madrid, el Estudiantes protagonizó una remontada tan meritoria como coral ante un Madrid que saltó a la cancha como un vendabal (12-29, primer cuarto), decidido a demostrar que la marcha de Rudy e Ibaka no le han mermado. Pero ni Llull (18 puntos), ni Tomic (18) ni Carroll (16) fueron capaces de mantener a flote la nave blanca ante la progresiva sublevación de los de Pepu Hernández. Sin prisa pero sin pausa, acertadísimo Granger (21 puntos), excelente Gabriel (15), el Estudiantes fue recortando la desventaja hasta tomar la delantera (65-63, m. 21). Ya no la abandonó, pese a la amenaza del Madrid, que deberá aprender a sobrevivir sin sus NBA.