Archivo de Público
Lunes, 12 de Diciembre de 2011

Los escaños más disputados

El PP sumó el último escaño en 29 circunscripciones, el PSOE en 15 y otros partidos, en ocho. Girona,Navarra, Badajoz y Alicante fueron las provincias donde el reparto de diputados fue más reñido

CAROLINA MARTIN ·12/12/2011 - 04:12h

MARTA JARA - Un elector deposita su voto al Congreso en las elecciones del pasado 20-N.-

Casi 200 votos han hecho posible que la exalcaldesa de Ripoll Teresa Jordá (ERC), y no la exalcaldesa de Salt Iolanda Pineda (PSC), presentase sus credenciales en el Congreso para obtener el acta de diputada por Girona hace una semana. Ambas formaciones peleaban por el último escaño el sexto que se elegía en esta circunscripción y ese exiguo número de papeletas inclinó la balanza a favor de los independentistas catalanes.

Tras aplicar la fórmula D'Hondt, que se emplea para asignar los escaños entre aquellos partidos que han obtenido como mínimo un 3% de voto en la circunscipión, el PSC se quedó sin su segundo representante en Girona. El asiento de ERC se convirtió así en el más reñido de la X legislatura. Pero no fue el único.

En otras nueve circunscripciones, el último escaño habría cambiado de manos si el partido que se quedó a las puertas hubiera obtenido entre un 0,9% y un 5% más de papeletas. En concreto, se trata de las siguientes provincias: Navarra, Madrid, Badajoz, Barcelona, Gipuzkoa, Cantabria, Alicante, Cáceres y Málaga. PSOE y PP lograron tres de diputados en cada caso. También sumaron un escaño Geroa Bai, UPyD y Amaiur.

La candidata de Geroa Bai al Congreso, Uxue Barkos, regresa a las Cortes por un puñado de votos. La coalición navarra obtuvo 42.411 papeletas en la Comunidad Foral, pero Unión del Pueblo Navarro (UPN) estuvo a punto de dejarla fuera del Congreso. Ello habría ocurrido si la formación regionalista de derechas, coaligada con el PP, llega a obtener 1.135 votos más. Una cantidad que no llega ni al 1% del total de sufragios logrados por UPN.

La batalla de Gipuzkoa

El PNV se quedó a 3.000 papeletas de arrebatarle un diputado a Amaiur

En Gipuzkoa, que aporta seis diputados al Congreso, Amaiur fue la formación más votada. Los casi 130.000 votos que consiguió se tradujeron en tres escaños. El PNV estuvo a punto de arrebatarle el último diputado, pero finalmente el partido de Urkullu se quedó a 2.994 papeletas de sumar el que sería su segundo representante por esa circunscripción. Es decir, el PNV tendría que haber obtenido un 3,6% más de papeletas.

Un incremento del 1,3% en su enorme cosecha de votos habría necesitado el PP de Madrid para arrebatar a UPyD su cuarto asiento por esta provincia.

En cifras absolutas parece una cantidad enorme, ya que se trata de 22.000 sufragios, pero al trasladarlas a porcentaje de votos queda claro que el PP no estuvo muy lejos de lograr su escaño número 20 por Madrid.

En cuanto a los partidos mayoritarios, el PSOE ha logrado tres de los diez últimos escaños más reñidos, que ha disputado con PP, CiU e IU. En Alicante, Esquerra Unida del País Valencià (EUPV) se ha quedado a 2.205 votos de recuperar su representante por esta circunscripción, que tuvo hasta las elecciones del año 2000. El notable incremento de votos de la federación, que ha pasado del 2,28% de las papeletas al 6,48%, les ha dejado a las puertas de arrebatar al PSOE el último escaño en liza (el duodécimo). Los socialistas lograron cuatro y los conservadores ocho.

El PSOE confirmó su décimo escaño en Barcelona y se mantuvo como fuerza más votada frente a CiU que se quedó con nueve diputados por 16.456 votos. Los nacionalistas catalanes habrían invertido el resultado con un 2,3% más de sufragios.

A los socialistas les faltaron 199 votos para obtener un escaño en Girona

Entre las batallas más reñidas entre socialistas y conservadores se encuentra Cáceres, donde el PSOE se quedó con el último escaño y logró así mantener el empate a dos diputados con los conservadores. Si el PP hubiese sumado 6.544 votos más (el 4,96% de lo obtenido), habría roto el equilibrio en su favor.

El Partido Popular, sin embargo, consiguió ampliar la brecha con los socialistas en tres circunscripciones donde peleó con el PSOE por el último escaño. En Badajoz, que designa a seis diputados, ambas formaciones venían empatando a tres escaños desde 1996. Tras el 20-N, el reparto ha quedado cuatro a dos a favor de los conservadores. Para mantener el equilibrio, los socialistas habrían necesitado otros 1.987 votos, un 1,3 % más de las papeletas conseguidas.

Los conservadores también han desempatado y ampliado la diferencia con el PSOE en Málaga. En 2008 se repartieron cinco escaños cada uno. Tras los últimos comicios, los socialistas sólo han obtenido tres. El PSOE se ha quedado a 11.396 papeletas del cuarto diputado.

En Cantabria, por su parte, 3.225 votos más a favor de los socialistas les hubieran permitido mantener el reparto de fuerzas tradicional: tres y dos a favor del PP. Sin embargo, las 88.104 papeletas que consiguieron los socialistas han dejado el marcador en cuatro a uno para la derecha.

Los menos reñidos

En sentido contrario, los escaños menos peleados fueron los dos de Ceuta y Melilla, que invariablemente ganan los conservadores, y los elegidos en las circunscripciones mesetarias que escogen menos diputados como Zamora, Guadalajara, Palencia, Cuenca y Salamanca. En todas ellas, el PP disputó el último escaño a los socialistas y hubiera sido necesario que los socialistas duplicasen el número de votos obtenidos para alterar el resultado.

De los 52 últimos escaños que se elegían en las generales del pasado 20 de noviembre, 29 los ganó el PP; 15, el PSOE; dos, Amaiur; y uno UPyD, BNG, Chunta Aragonesista-IU, PNV, ERC y Geroa Bai, respectivamente. En cuanto a la otra cara de la moneda, es decir las formaciones que se quedaron a las puertas de sumar un diputado, fueron las siguientes: el PSOE en 26 circunscripciones; el PP en 19; CiU en tres Tarragona, Lleida, Barcelona; IU en dos Alicante y Cádiz; Coalición Canarias en Santa Cruz de Tenerife y el PNV en Gipuzkoa.