Archivo de Público
Lunes, 12 de Diciembre de 2011

Las cámaras altas de otros países

A. PÉREZ / D. BOLLERO / P. BAELO / I. PIQUER ·12/12/2011 - 08:00h

FRANCIA

Una Cámara con no muy buena imagen (Andrés Pérez, corresponsal en París)

El Senado francés, en su versión actual de la V República (1958), es una Cámara Alta elegida por sufragio indirecto por un colegio de los grandes electores, que son 150.000 ediles –en su gran mayoría salidos de los consejos municipales–, pero también diputados de la Cámara Baja, consejeros regionales y diputados provinciales. Algo más de la mitad de los escaños se elige en escrutinio proporcional por lista, y el resto en escrutinio uninominal a dos vueltas. La renovación se efectúa por tercios.

La Cámara no tiene una excelente reputación y, de hecho, las dietas, privilegios y parsimonia de los 348 senadores, elegidos para seis años, ha dado lugar a una expresión popular y peyorativa, avoir un train de sénateur (“tener un tren de vida de senador”). Cierto es que suelen escoger ese destino los notables que buscan un escaño seguro, negociado dentro de partidos y coaliciones. Se la considera una cámara “de verificación”, y con frecuencia sólo revisa con criterios técnicos lo aprobado por la Asamblea Nacional, que tiene primacía.Tras la renovación parcial del pasado septiembre, la izquierda pasó a controlar el Senado, por primera vez desde 1958. La Cámara tiene numerosos elementos de folclore.

REINO UNIDO

Un número ilimitado y sin salario (David Bollero, Londres)

La Cámara de los Lores tiene un papel clave desde el punto de vista legislativo, pero en la práctica no lo es tanto: ninguna ley puede ser aprobada sin pasar antes el filtro de la Cámara de los Comunes y la de los Lores. Sin embargo, la Cámara Alta no tiene poder de veto sobre proyectos de ley económicos y estos han de aprobarlos en un mes. Además, según la doctrina Salisbury, sólo puede rechazar las leyes del Gobierno un año.

Su número de miembros, que son nombrados (no elegidos) es ilimitado –830 hoy– y no reciben un salario. Hay tres tipos de lores: vitalicios, pero no hereditarios; 26 obispos cuya rotación se hace por antigüedad, y hereditarios (desde 1999 no hay nuevos).

Los lores pertenecen a los partidos, pero también los hay independientes, la mayoría expertos en alguna materia. Cualquier ciudadano británico, irlandés o de la Common-wealth, residente en Reino Unido y mayor de 21 años, puede solicitar ser miembro. La Cámara dedica el 60% de su tiempo a discutir leyes y el resto a controlar al Gobierno en sesiones diarias de preguntas. Ahora se discute una reforma para eliminar a los miembros hereditarios o que los independientes sean al menos el 20% del total.

ALEMANIA

El poder de los 'länder' en Berlín (Patricia Baelo, Berlín)

El Bundesrat, de 69 miembros, representa a los 16 estados federados ante el Gobierno central, por lo que sus miembros son los representantes de los ejecutivos de cada land (por lo general, liderados por el primer ministro de cada región). El cargo de presidente del Bundesrat dura un año, y va pasando de un Estado a otro según un turno fijo. Cada land ostenta entre tres y seis votos, según su población.

El poder del Bundesrat está subordinado al del Bundestag (Cámara Baja). Sin embargo, juega un papel esencial. Por un lado, debe aprobar toda ley o reglamento (aprobado antes por el Bundestag) para los que la Constitución prevea la “competencia legislativa concurrente” entre Länder y Gobierno federal, además de todas las leyes para cuya administración son necesarias las autoridades regionales. Para la mayoría de las decisiones basta con la mayoría simple, aunque en otras se precisan los dos tercios.El Bundesrat también puede actuar como oposición al Bundestag, al tener capacidad de veto. Esto ha ocurrido sobre todo en aquellos periodos en los que la oposición se hizo con la mayoría del Senado. Por ejemplo, ahora.

EEUU

Hemiciclo y políticos de mucho peso (Isabel Piquer, corresponsal en Nueva York)

El Senado estadounidense consta de cien miembros, dos por estado, cualquiera que sea su población. Los senadores tienen un mandato de seis años (frente a los dos de los 435 miembros de la Cámara de Representantes, y los cuatro del presidente). Se renueva por tercios cada dos años.
El Senado es un foro muy activo y tiene privilegios que la Cámara no tiene. Debe aprobar los tratados que acuerde el Gobierno antes de su ratificación y preside el proceso de confirmación de los secretarios de Estado y otros altos cargos de la Administración.

El vicepresidente es el presidente del Senado y tiene voto para desempatar. Teóricamente las leyes se aprueban por mayoría simple, pero en el actual clima político se necesitan 60 votos, dado que 41 senadores pueden recurrir al filibusterismo (prolongar el debate indefinidamente). Hoy hay 51 demócratas, 47 republicanos y dos independientes (que votan con los demócratas).

Para ser senador, se debe tener al menos 30 años, ser estadounidense desde al menos nueve, y vivir en el Estado que se aspira a representar. En 2008 compitieron por la Casa Blanca, por primera vez, dos senadores: Barack Obama y John McCain.

Noticias Relacionadas