Archivo de Público
Domingo, 11 de Diciembre de 2011

Xavi y Messi lucen sus quilates

Los dos culés y Cristiano coinciden un mes de antes de la gala del Balón de Oro

ALBERTO CABELLO ·11/12/2011 - 00:14h

REUTERS - Messi, seguido por Ramos.-

Los tres candidatos al próximo balón de Oro coincidieron anoche en el césped del Santiago Bernabéu, todo un lujo para la Liga BBVA. Cristiano Ronaldo, Xavi y Messi compartieron 90 minutos a un mes de conocer quién sera coronado como mejor futbolista del mundo. Los dos barcelonistas quedaron petrificados después del gol tempranero de Benzema. Cristiano, mientras, fue el primero que corrió hasta el francés para festejar el golpe.

De los aspirantes, el luso del Real Madrid fue el que estuvo más apagado

Había que reconducir la situación y Guardiola tuvo que llamar a la banda a su alter ego en uno de los parones del juego. Xavi y Pep intercambiaron una charla apresurada para reconducir la situación después de ese error defensivo en cadena. El de Terrasa recibía ese torrente de información sin pestañear. Su disco duro la procesa a la máxima velocidad. En el Barcelona están muy bien repartidos los papeles. El que tuvo que gesticular como un poseso para levantar al equipo tras el mazazo fue Puyol. El melenudo es el líder espiritual. Sin aspavientos, Xavi es el motor de la máquina. Cuando hay problemas pasa revisión durante unos segundos con el jefe del taller para que todo vuelva a la normalidad. Esa virtud luce menos que una espectacular remate o una sucesión de regates de lo más vistoso, pero, sin duda, es tan merecedora de un Balón de Oro como las otras.

¿Y Messi? A la búsqueda del balón. En los primeros 20 minutos le costó entrar en juego. El argentino es como el eslogan del anuncio del Scotch Brite, no se puede estar sin él. Fue retrocediendo metros hasta que lo encontró para uno de sus patentados slaloms. Se llevó por piernas a todos los defensores y le puso un pase perfecto a Alexis para que superara a Casillas. Resulta decisivo en cualquier partido y circunstancia en la que aparezca, por eso José Mourinho rebotó de su banquillo como un muelle cuando el argentino metió una pierna peligrosa ya advertido con una tarjeta amarilla. Era una oportunidad para deshacerse del genio y dejar al Barcelona con diez, pero no picó Borbalán en la presión de toda la grada y dejó en el campo al genio en una entrada que, por otra parte, tampoco pareció con entidad como para ser amonestada.

Mourinho pidió con fuerza la expulsión del ‘10’ del Barça

Cristiano estuvo más apagado que de costumbre, aunque sí tuvo una ocasión clarísima para marcar el segundo gol del Real Madrid. Optó por el disparo cuando tenía en mejor posición a su derecha a Di María. Karanka escenificó en el banquillo su incomprensión ante la decisión de no dar el pase al argentino. El segundo entrenador también parece el sustituto de Mourinho en algunos gestos. Salvo ese gol que valió la Copa del Rey de la temporada pasada, tanto en la Supercopa veraniega como en este partido de la primera vuelta, el luso ha estado más difuso de lo que suele ser habitual en él. Tuvo también una oportunidad clarísima de cabeza en el segundo tiempo, pero no acertó con la portería.

En su partido 600 con la camiseta del Barcelona, Xavi celebró un gol en el Santiago Bernabéu que puede darle una liga que una hora antes parecía casi decidida en Chamartín.