Jueves, 4 de Octubre de 2007

El Gobierno galo se desmarca del escándalo en EADS

EFE ·04/10/2007 - 21:29h

EFE - El Gobierno francés rechazó hoy las críticas sobre la ausencia de controles en el consorcio aeroespacial EADS. EFe

El Gobierno francés rechazó hoy las críticas sobre la ausencia de controles en el consorcio aeroespacial EADS con el argumento de que el escándalo por las sospechas del uso de información privilegiada de dirigentes y accionistas es un "asunto privado".

Ésa fue la expresión empleada por el primer ministro, François Fillon, durante una sesión de control al Gobierno en el Senado, que volvió a tratar la revelación periodística de que una veintena de directivos y grandes accionistas de EADS y su filial Airbus vendieron acciones antes de junio de 2006, cuando su valor se desplomó al trascender retrasos en el programa del avión A380.

Las sospechas aparecen en un informe preliminar que ha enviado a la Justicia el órgano supervisión bursátil francés, que debe terminar la investigación a principios de 2008.

Fillon se apoyó en que las pesquisas no han terminado para pedir a la oposición, crecida por este escándalo, que respete la presunción de inocencia de los investigados.

Los socialistas acusan al Gobierno de no haber ejercido una vigilancia adecuada en la cúpula de EADS y Airbus, amparados en nuevas informaciones de la prensa.

Algunas de ellas aluden a la operación por los principales accionistas privados, el grupo francés Lagardère y el alemán Daimler-Chrysler, que en marzo de 2006 vendieron el 7,5 por ciento que poseían cada uno en el capital de EADS y lograron unos 2.000 millones de euros respectivamente, el doble de lo que hubieran obtenido de haber vendido sus acciones tras el desplome de junio.

El vespertino "Le Monde" publica hoy las actas de la reunión de la sociedad en la que están agrupados el capital estatal francés y el de Lagardère y en la que se acordó esa venta, sin que nadie opusiera la menor crítica.

A este respecto, Fillon dijo en el Senado que el Estado "no se ha prestado a maniobra alguna" en la venta de acciones por parte de privados y se mostró convencido de que la Justicia lo dejará claro.

El primer ministro conservador aprovechó para replicar a los ataques cuando recordó que durante la etapa de Gobierno de los socialistas (1997-2002) se estableció el pacto de accionistas que impedía al Estado francés y al alemán intervenir en la gestión del consorcio aeroespacial.

Este verano pasado un nuevo acuerdo entre Berlín y París ha cambiado el modo de organización de EADS "para que no se reproduzcan ese tipo de situaciones", según enfatizó Fillon en un ambiente caldeado.

"Le Monde" apunta hoy que si se confirmara el delito de información privilegiada el Ejecutivo tendría otro problema, ya que un 2,25 por ciento del capital que vendió Lagardère hace año y medio fue adquirido por la Caisse de Dépôts et consignations, una entidad pública que entonces pagó algo más de 32 euros por acción cuando ahora valen menos de veintidós.

Por otra parte, la Comisión de Finanzas del Senado ha decidido llevar a cabo una serie de comparecencias de personas vinculadas a este caso, según aprobó hoy ese organismo.