Archivo de Público
Viernes, 9 de Diciembre de 2011

El nuevo test de la UE castiga a la banca alemana

Necesita 13.107 millones de capital, casi el triple que en octubre. El conjunto del sector requiere 114.685 millones

 

A. M. VÉLEZ / V. ZAFRA ·09/12/2011 - 04:05h

Los dirigentes de la EBA en rueda de prensa el pasado julio. afp

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) actualizó ayer los datos de las necesidades de capital de las entidades financieras europeas. Y en esta ocasión (una de las pocas) los bancos alemanes fueron los más penalizados. Si en octubre pasado el organismo estimó que el sector necesitaba 106.447 millones de euros de capital extra para reforzar su solvencia, ahora esa cifra se eleva a 114.685 millones, un 7,7% más. De las 71 entidades consideradas sistémicas, 31 no llegan al mínimo de solvencia exigido por la EBA (9% de capital sobre los activos ponderados por riesgo). La EBA insistió ayer en pedir a las entidades que no eleven su solvencia a base de reducir sus riesgos, es decir, de contraer el crédito. También lo hizo Mario Draghi, el presidente del BCE, quien aseguró que "los bancos deben incrementar capital pero hacerlo de forma que no afecte al circuito del dinero", y mostró especial preocupación por "los bancos medianos, que son los que dan financiación a las pymes y hay que recordar que estas generan el 60% del empleo de la zona del euro", informa Ana Flores.

Por países, los que concentran más entidades con déficit son Alemania (seis), España (cinco) e Italia y Portugal (cuatro). La EBA no desglosó las necesidades de la banca griega, que sigue siendo la que presenta el mayor agujero: 30.000 millones. En las españolas, no hay grandes cambios respecto a octubre: vuelven a salir en la foto como las segundas peores de la clase, tras las griegas, con un déficit de capital de 26.170 millones, frente a los 26.161 millones de octubre.

España se mantiene como el segundo país, tras Grecia, con más necesidades

La mayor novedad corresponde a los bancos alemanes, los más representados, con 13 entidades examinadas, debido a que el test se ha realizado a las más grandes. La actualización de los criterios de la EBA (que consiste, fundamentalmente, en contabilizar el deterioro en las carteras de deuda pública de las entidades entre junio y septiembre) ha hecho que sus necesidades de capital casi se tripliquen, hasta 13.107 millones (frente a los 5.184 millones de octubre). La cifra se reparte entre seis entidades, aunque dos de ellas acaparan buena parte de ese déficit (el 65%): Commerzbank y Deutsche Bank, los dos primeros.

En el caso del Commerzbank, del que el Estado alemán tomó un 25% para evitar su quiebra, el déficit asciende a 5.305 millones porque su ratio de capital se ha quedado en el 6,93%, frente al 9% exigido. El banco, que ayer se desplomó un 9,5% en Bolsa, asegura que no necesitará más ayudas públicas para aprobar el test de la EBA, que ha ampliado hasta el próximo 20 de enero el plazo para que las entidades presenten sus planes de recapitalización. Estos deberán estar ejecutados a finales de junio. Si, para entonces, siguen por debajo del 9%, la UE podrá restringirles el pago de bonus y dividendos. Por su parte, Deutsche Bank necesitaría 3.239 millones, que asegura que captará ampliando capital. Su cotización bajó ayer un 4,3% en Bolsa. De las otras cuatro entidades germanas que van a tener que reforzarse, tres son bancos regionales públicos.

Cuando se planificó este examen, hubo fuertes críticas y presiones desde la banca española porque se había diseñado de tal manera que la banca alemana saliera muy bien en la foto. Y así fue porque pese a tener grandes riesgos en Grecia, apenas tenía necesidades. Ahora, cuando se han calculado mejor los riesgos en los países con problemas, las entidades alemanas han salido retratadas. ¿Y cuál ha sido su respuesta? Asegurar que el examen ha perdido credibilidad, que las pruebas son "arbitrarias" y "no ayudan" a estabilizar a los mercados financieros. No dijeron nada, sin embargo, cuando en octubre salieron bien en la foto.

Las cinco mayores entidades españolas requieren 26.170 millones extra

Las entidades españolas, de las pocas que entonces detallaron sus necesidades individuales, no han variado apenas sus cifras. En el agregado, porque en el individual todas suben (Santander, CaixaBank, Bankia y Popular), menos BBVA, que reduce la cifra en 758 millones. La entidad presidida por Emilio Botín sigue líder en Europa (también es la más grande), con 15.302 millones (332 millones más), aunque una vez que se contabilicen sus emisiones de convertibles de 8.497 millones reducirá mucho la factura. A BBVA le pasará lo mismo con los 3.475 millones en convertibles que va a emitir próximamente, que serán capital en su integridad.

Popular necesita 2.581 millones (219 más); Bankia, 1.140 millones (189), y CaixaBank, 602 millones (28).