Archivo de Público
Jueves, 8 de Diciembre de 2011

Siria acusa a los rebeldes de sabotear un oleoducto

El ataque causó un incendio y levantó una espesa nube de humo cerca de Homs

E. GARCÍA GASCÓN ·08/12/2011 - 20:54h

EFE - La explosión provocó una densa nube de humo.-

La rebelión contra el régimen de Bashar al Asad no se toma respiros. Hoy, Siria acusó a los rebeldes de haber saboteado un oleoducto que lleva petróleo desde Deir al Zor, al este de Siria, hasta el puerto de Baniyas, en la costa mediterránea. El ataque causó un incendio y levantó una espesa nube de humo cerca de Homs, la ciudad que en los últimos meses ha protagonizado las protestas más vivas contra el régimen.

Activistas de la oposición confirmaron que se trató de un sabotaje, que el Gobierno de Damasco atribuyó a una "banda armada terrorista". Las autoridades sirias han culpado de manera repetida a supuestos grupos armados de la violencia que sacude el país.

Sin embargo, los opositores Comités de Coordinación Local indicaron que la destrucción del oleoducto la llevó a cabo el propio Gobierno para culpar a la oposición.

Antes de que comenzaran las protestas en marzo, Siria exportaba 340.000 barriles diarios de crudo, pero desde entonces las exportaciones se han reducido hasta los 120.000 barriles. Esto se debe tanto a las sanciones impuestas por Occidente como a los sabotajes internos.

Diez muertos más

Mientras tanto, la masacre continúa. Activistas de la oposición indicaron que hoy murieron al menos diez personas a manos de las Fuerzas de Seguridad. El miércoles el número de muertos se elevó a 21, incluida una mujer. La provincia más castigada volvió a ser Homs, donde como mínimo hubo ocho muertos. Los enfrentamientos entre el Ejército y desertores en las montañas que rodean Damasco siguen, según los activistas de la oposición.

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, envió este jueves a Damasco la respuesta del organismo a las reservas que la semana pasada expresó Siria al envío de observadores internacionales, algo a lo que se opone el régimen de Bashar al Asad.

Siria ha pedido además a la Liga Árabe que suspenda las sanciones que le ha impuesto por no haber aceptado en su momento la entrada de estos observadores.