Archivo de Público
Jueves, 8 de Diciembre de 2011

Dos muertos en un tiroteo en la universidad Virginia Tech

Uno de los fallecidos es un agente de policía y las autoridades sospechan que el segundo muerto podría ser el autor de los disparos

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·08/12/2011 - 19:45h

Un nuevo tiroteo ha vuelto a paralizar la Universidad Tecnológica de Virginia (Virginia Tech) cuatro años después de la matanza que se cobró la vida de 33 personas en 2007.

Poco después del mediodía del jueves (hora local), dos personas fallecían tras varios disparos. Según fuentes de la propia Universidad, el incidente tuvo lugar cuando un oficial de policía detuvo a un coche en un control rutinario de tráfico. En ese momento alguien disparó al agente provocándole la muerte, según testigos. Las autoridades descartan que el pistolero tuviera relación con el coche detenido. 

El sospechoso huyó a pie hacia un garaje, donde se halló el segundo cuerpo

Posteriorimente, siempre según fuentes policiales, el autor de los disparos huyó a pie hacia un garaje donde se halló el segundo cadáver. Por esta razón, la Policía sospecha que el pistolero podría ser la segunda víctima, aunque los agentes no han querido revelar la identidad del segundo fallecido. 

Durante la búsqueda del sospechoso, la Universidad pidió a los estudiantes que permanecieran en sus habitaciones mientras se mantenía la alerta, que concluyó pasadas las 16:30 horas (hora local).

El diario Richmond Times asegura que varios testigos describieron al sospechoso como un hombre blanco, vestido con un chándal gris y una chaqueta color morado con capucha.

Este suceso se produce el mismo día en que declaraba el jefe de la Policía de la Universidad, por la matanza del 2007, cuando 33 personas murieron y 23 resultaron heridos. En marzo pasado, el Departamento de Educación de Estados Unidos impuso a Virginia Tech una multa de 55.000 dólares porque no dio los avisos oportunos cuando Cho Seun-Hui, autor de la matanza, recorrió el campus asesinando indiscriminadamente a los estudiantes. Lo ocurrido entonces fue la segunda matanza más grave en una institución educativa en la historia de Estados Unidos, después de la de 1927 en la escuela Bath en Michigan.