Archivo de Público
Jueves, 8 de Diciembre de 2011

África pide a la UE que siga en Kioto sin condiciones

El grupo africano propone en Durban retrasar el acuerdo climático con EEUU y China hasta otra cumbre

MANUEL ANSEDE ·08/12/2011 - 12:38h

Protesta de la delegación canadiense - REUTERS

La UE está más sola que nunca en su intento de lograr una hoja de ruta en la cumbre de Durban hacia un acuerdo global vinculante de reducción de emisiones de CO2. El jefe del grupo africano, Tosi Mpanu-Mpanu, ha exigido esta mañana a la UE que se comprometa a un segundo periodo del protocolo de Kioto sin condiciones, es decir, sin pedir compromisos a los mayores emisores del mundo: EEUU, China e India.

"El mandato [hacia un acuerdo global] ya lo discutiremos después de Durban. Aquí la prioridad es dar continuidad a Kioto y solucionar la financiación", ha declarado Mpanu-Mpanu, de la República Democrática de Congo.

África, con gran peso en la cumbre al ser la anfitriona, se conforma por lo tanto con que la UE, Nueva Zelanda, Noruega, Suiza y Australia sigan bajo el control de una prórroga de Kioto, pese a que sus emisiones sólo suponen el 15% del total mundial. Son los únicos países que siguen apoyando el protocolo, que expira en 2012. Canadá, Rusia y Japón ya han dicho que no firmarán una segunda parte. EEUU, China e India emiten al margen de Kioto.

"El mandato hacia un acuerdo global ya lo discutiremos después de Durban"

Mpanu-Mpanu ha llegado incluso a burlarse de la postura de la UE, asegurando que sus exigencias jurídicas "parece que van más allá de la comprensión de cualquier persona que no sea europea". Europa pide que los grandes emisores se comprometan ya en Durban a sumarse a un acuerdo climático vinculante en 2015, que entraría en vigor en 2020.

El primer ministro etíope, Meles Zenawi, llegó ayer a la ciudad y resumió las prioridades del grupo africano: "Seguir con Kioto y aclarar la financiación", según ha repetido esta mañana Mpanu-Mpanu. En la cumbre de 2009 en Copenhague, los países ricos se comprometieron a crear un fondo de adaptación al cambio climático en los países en desarrollo que alcanzaría los 100.000 millones de dólares en 2020.

"Tenemos que crear la caja y luego veremos cómo llenarla", ha explicado el jefe de los negociadores africanos, que ha pedido que sea "dinero público", y no inversiones de empresas privadas, el que llene la hucha. Este Fondo Climático Verde es una de las aristas de la negociación en Durban. Los africanos quieren gestionarlo por su cuenta y EEUU, entre otros, propone que dependa de instituciones como el Banco Mundial.

El destino del dinero es polémico. Desde 2010 y hasta 2012, los países industrializados ya están poniendo 30.000 millones de dólares para financiar la adaptación al cambio climático en las zonas menos desarrolladas, incluyendo la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD). España ya ha aportado dos tercios de los 375 millones de euros que prometió.

La UE se ha comprometido a reducir un 20% sus emisiones en 2020 respecto a 1990

Una coalición de 100 ONG de 38 países, el Accra Caucus, ha advertido hoy de que en ocasiones este dinero se está "desparramando sin garantías". Ponen como ejemplo un proyecto lanzado en noviembre en la República de Congo para crear un millón de hectáreas de bosque y plantaciones agroforestales que, en realidad, esconde un plan para cultivar biocombustibles, según la coalición. Y recibe dinero dentro del programa REDD para reducir las emisiones de CO2.

África es responsable de tan sólo el 3,6% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero pero, según algunas proyecciones, en 2020 más de 250 millones de africanos se verán afectados por las sequías.

Varios grupos de la sociedad civil africana también han pedido hoy a la UE que abandone su idea de sacar un acuerdo vinculante de Durban. "Según algunos delegados, el propósito de estas negociaciones era tener una nueva hoja de ruta, pero no es verdad. Lo importante es la necesidad de negociar mayores recortes de las emisiones de CO2 en un segundo periodo del protocolo de Kioto", ha afirmado Michele Maynard, de la Alianza Panafricana de Justicia Climática. "Llegar ahora con nuevos mandatos y hojas de ruta es una distracción", ha remachado.

La UE se ha comprometido a reducir un 20% sus emisiones en 2020 respecto a 1990, siga o no el protocolo de Kioto. La comisaria europea de Cambio Climático, Connie Hedegaard, afirmó el miércoles que si la negociación "hace crash", la UE seguirá adelante con su recorte de emisiones, como manda su legislación. EEUU sólo ofrece una bajada del 4% en el mismo periodo. Con los actuales compromisos, la temperatura media del planeta subirá 3,5 grados hacia 2100, según la comunidad científica.