Archivo de Público
Miércoles, 7 de Diciembre de 2011

Los sindicatos rechazan el plan de Merkel y Sarkozy

Consideran "un atropello a la democracia" la propuesta de una reforma rápida de los tratados de la UE. París y Berlín proponen también una armonización de la normativa laboral

DANIEL BASTEIRO ·07/12/2011 - 23:50h

La canciller Angela Merkel, ayer en Berlín. Reuters

Los sindicatos españoles y europeos alzaron ayer la voz ante los planes que Angela Merkel y Nicolas Sarkozy pretenden consumar esta noche en Bruselas. Ambos líderes quieren imponer un gran salto en la austeridad consagrado a toda velocidad en los tratados de la Unión Europea.

Según Ignacio Fernández Toxo, tras las exigencias del eje francoalemán, la UE "está en un proceso acelerado de pérdida de calidad democrática" en Europa.

En una comparecencia en Bruselas, el secretario general de CCOO dijo que propuestas como los límites al déficit en la Constitución o las sanciones automáticas a los países que lo incumplan "abundan en el error a la hora de abordar la crisis y ponen a Europa a las puertas de una nueva recesión" al descuidar el crecimiento, verdadero y más urgente reto económico. Según Toxo, también presidente de la Confederación de Sindicatos Europeos, los representantes de los trabajadores estudian ya responder en la calle ante lo que consideran un "atropello a la democracia europea".

En una carta conjunta, Merkel y Sarkozy pidieron ayer a la cumbre no sólo nuevas medidas de austeridad, que los sindicatos ponen en cuestión, sino reformas del mercado laboral. "Debemos reforzar el crecimiento a través de la competitividad y la convergencia de nuestras políticas económicas", aseguran ambos líderes. "Para conseguir estos objetivos" es necesario "un nuevo marco jurídico" en terrenos como el "mercado de trabajo". La referencia no es nueva, sino que ahonda en los llamamientos del Pacto del Euro a seguir los costes del trabajo, rebajar las cotizaciones sociales y aumentar la flexibilidad en la contratación o el despido. En su carta, Berlín y París plantean también un impuesto de Sociedades común para empresas de la UE y un impuesto a transacciones financieras.

Costes laborales

Los costes laborales sí fueron citados en el documento que el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, ha preparado como base para el debate de esta noche en Bruselas. Según él, un seguimiento de todos los indicadores relacionados con el marco laboral servirá para preparar "acciones que respondan al riesgo de desequilibrio" entre países del euro, una de las causas de que la crisis de confianza en los mercados financieros esté afectando de manera desigual.

"Europa puede dejar de ser la solución, la esperanza, y convertirse en un abismo desde el punto de vista económico, desde el punto de vista social y desde el punto de vista del empleo", añadió Cándido Méndez, secretario general de UGT, para quien los planes de Merkel y Sarkozy son "vergonzosos".

Toxo cree que la propuesta "pone a Europa al borde de una nueva recesión"

El distanciamiento de las fuerzas sindicales de Europa es ya total gracias a la reforma de los tratados. Para ellos, significa la gota que colma el vaso en un proceso de "degradación económica, política y democrática" cristalizado en medidas diseñadas por Bruselas que "ya han empujado a varios países a la ruina".

Carta para la cumbre

En una carta dirigida a los líderes de la UE en nombre de las organizaciones sindicales europeas, Toxo pide "inversión en crecimiento sostenible" a través de una "acción de largo alcance del BCE, apoyo mútuo en forma de eurobonos, una tasa a las transacciones financieras, impuestos justos, la lucha conjunta contra la evasión fiscal y la abolición de los paraísos fiscales". Sólo así se podrá acabar con "el peligro inmediato de recesión" que todos los organismos internacionales, comenzando por los europeos, no descartan para los próximos meses.

Los sindicatos europeos, que ayer celebraron una reunión en Bruselas, no se oponen radicalmente a la reforma de los tratados comunitarios, pero reclaman "ser escuchados", al igual que la Eurocámara, a la que los líderes de la UE pretenden dejar fuera. Los planes de Merkel y Sarkozy, plenamente apoyados por el Gobierno español en funciones y el Partido Popular, pretenden dotar de más autonomía política a los países del euro, pero evitan especificar el control de las decisiones que tome el foro.

Méndez dice que la UE "puede dejar de ser la esperanza para ser un abismo"

Por otra parte, los sindicatos aseguraron que el acuerdo con la patronal que el futuro presidente del Gobierno exige para principios de enero es posible. "A lo largo de esta semana, ya ha habido reuniones, va a seguir habiéndolas y esperamos encontrar un punto de entendimiento de carácter general con la patronal, explicó Méndez en relación con el plazo impuesto por Mariano Rajoy.

Aunque los sindicatos no ven el plazo dado por Rajoy como un ultimátum, sí son conscientes de que la situación que vive el desempleo en España es "urgente". Para Toxo, hay posibilidad de acuerdos en cuanto a la "negociación colectiva, tanto con las condiciones de trabajo, incluidos los salarios, como en relación a instrumentos como la solución extrajudicial de conflictos", aseguró.

Sin embargo, si Rajoy pone deberes a los actores sociales, también los sindicatos tienen reivindicaciones que esperan respuesta. El secretario general de UGT reclamó una "reforma fiscal" en profundidad. "El debate de subidas de impuestos es ineludible si queremos resolver el problema del déficit. Es un problema de matemáticas, no de orientación política. Las cuentas no saldrán si no se produce un aumento de la recaudación", indicó Méndez. El responsable sindical, que no considera prioritarias nuevas reformas laborales, sí ve esencial el avance en otros ámbitos que estuvieron desatendidos con el PSOE, como la carga impositiva sobre los que más tienen.