Archivo de Público
Jueves, 8 de Diciembre de 2011

El epílogo de Rudy

Si no se firma el convenio NBA jugará hoy

GONZALO CABEZA ·08/12/2011 - 11:00h

Rudy.

El trasiego de la NBA crea situaciones extrañas. Si ya era raro tener estrellas temporales, de esas que antes o después se iban a tener que marchar, aún lo es más que estén una semana en el limbo, sin saber a quién pertenecen o si pueden jugar o no algún partido más con su equipo europeo.

El caso más claro es el de Rudy. Se entrena con el Madrid y hoy está inscrito para disputar el encuentro decisivo de Euroliga contra el Maccabi. Si antes de que empiece el encuentro la NBA no ha firmado el nuevo convenio, podrá jugar. “Mientras esté aquí, es parte del equipo y, si está mañana, jugara”, comentó ayer Laso, que ironizó con el tema: “Si el convenio se firma a las 22.00 horas en España, sólo jugará hasta el tercer cuarto”.

“No pienso mas allá de Rudy, no contaba con que fuera a jugar y, si juega, como su adaptación es muy buena, me lo tomo como un alta inesperada”, relató el técnico. El Madrid ya sabía a principio de temporada que el fichaje del escolta de la selección era una cuestión efímera. Varios fueron los motivos para contratarle, tomando una estrategia radicalmente diferente a la de otros equipos como el Barcelona. Rudy le ha dado al Madrid una gran publicidad, el equipo ha vendido más entradas que nunca y ha tenido una relevancia que sin él hubiese sido imposible. Además, los blancos realizaron el fichaje pensando en el grupo que les había tocado en Euroliga, especialmente difícil y para el que el Madrid ha necesitado una nueva inyección de talento. Hoy puede cerrar con honores esa misión. Los blancos, ya clasificados, son segundos de grupo solamente superados por los israelíes, a los que igualaría en cabeza si consigue vencerles hoy.

El técnico del Madrid sabe que el encuentro de hoy no será sencillo. Los de Laso ya perdieron en Tel Aviv y conocen al Maccabi. “Son un equipo que tiene las ideas claras en ataque, será importante ser capaces de bajar sus números ofensivos y controlar las situaciones que nos hicieron daño con sus exteriores y con su poderío interior”, comenta el vitoriano.