Archivo de Público
Jueves, 8 de Diciembre de 2011

Mas plantea reclamar 759 millones a Madrid ante los tribunales

La Generalitat exige un pago previsto por el Estatut y apoyado por todas las fuerzas del Parlament

ALBERT MARTÍN VIDAL ·08/12/2011 - 11:27h

ARNAU BACH - El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, en el Parlament.-

Frente catalán a la vista. Tras el parto estatutario, una amplísima mayoría del Parlament parece dispuesta a llevar sus reivindicaciones a Madrid de forma conjunta. En esta ocasión, el mínimo común denominador que han encontrado los partidos catalanes es un impago por parte del Gobierno central de 759 millones de euros.

Desde CiU a ICV-EUiA y desde ERC al PP, pasando por el PSC, Ciudadanos y Solidaritat Catalana per la Independència, todas las fuerzas representadas en la Cámara catalana coinciden en reivindicar el pago del año 2008 de la disposición adicional tercera del nuevo Estatut. Esta disposición se refiere a la inversión que el Estado debe efectuar en infraestructuras dentro de Catalunya y su cantidad está vinculada a la aportación catalana al PIB español.

Salgado ya anunció que deja la cuestión en manos del futuro gobierno

Para liderar esta reivindicación catalana, el Govern que preside Artur Mas admitió ayer que está estudiando acudir a la Justicia para lograr el pago de esos 759 millones, incluidos en sus previsiones de ingresos de este año. Según manifestó el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, la vía legal sería la respuesta de la Generalitat a un Gobierno del PSOE que "está intentando tomar el pelo a Catalunya". El conseller lamentó la inoperancia del Gobierno central en el asunto y tildó el impago de "intento burdo de desplazar el déficit a las autonomías".

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, había admitido en la víspera que ya no hay tiempo para proceder a este pago que requiere la creación de una comisión y dejaba el asunto en manos del futuro Ejecutivo de Mariano Rajoy. Mas-Colell, en tono airado, recordó que los Presupuestos Generales del Estado prevén 1.050 millones de eurospara pagar disposiciones similares en otros estatutos de otras autonomías y que en todos los contactos mantenidos entre ambas administraciones se había dado por hecho que el pago se produciría. "No sé qué más se necesita para incluir esta partida", dijo.

El conseller catalán recordó las dificultades con que pueden acceder al crédito las autonomías antes de apelar a que el PP haga algún "gesto" que tenga implicaciones en el Presupuesto de 2011: "En estas condiciones, que de repente te digan que no puedes contar con 759 millones de euros que tenías previstos como entrada líquida es un golpe considerable".

Sin esa partida, la Generalitat no podrá cumplir su objetivo de déficit

La primera consecuencia de este impago será que Catalunya no cumplirá con su objetivo de déficit para este año, previsto en el 2,6% por encima de lo fijado por el Estado (1,3%). Y eso a pesar de que el Govern se negó a consignar en los Presupuestos de 2011 la partida del Fondo de Competitividad cifrada en 1.450 millones de euros ante las dudas de que el Gobierno central lo pagara. Además, el Ejecutivo de Mas ha insistido en la importancia que da al cumplimiento de sus cuentas y en el mensaje de rigor que pretendía transmitir con ello.

Tal vez por ello, el PP catalán tachó de "injustificable" que Catalunya no reciba lo que le corresponde. El PSC se pronunció en la misma línea y Àngel Ros, alcalde de Lleida y candidato a dirigir el partido, apoyó que la Generalitat emprenda medidas legales.

ERC y las Cuentas de 2012

Cuando aún no sabe cuánto se desviará del Presupuesto de 2011, la Generalitat ya prepara el de 2012. Si las anteriores Cuentas estuvieron marcadas por el apoyo del PP y por un recorte del 10% que afectó a todas las áreas, también al gasto social, el Govern ya ha anunciado que, de cara al próximo año, no hará planes de austeridad más estrictos y abre la puerta a aumentar la recaudación de la administración porla vía del aumento de tasas.

El PSC mostró una actitud más receptiva que la del ejercicio anterior, aunque su portavoz en materia económica, Rocío Martínez-Sampere, pidió al Govern una política de ingresos progresiva hasta ahora no prevista y reclamó una estrategia para la reactivación económica. También el PP reclamó más medidas para la creación de empleo.

Pero, sin duda, quien más cerca está de dar luz verde a las Cuentas de Mas para 2012 es ERC, cuyo nuevo presidente, Oriol Junqueras, celebró ayer que CiU se abra a negociar un incremento del tramo más alto del IRPF autonómico.