Archivo de Público
Miércoles, 7 de Diciembre de 2011

Doce negociadores intentan desatascar la cumbre del clima

Una docena de facilitadores se encierra en el hotel Hilton de Durban para evitar que la cumbre de la ONU salte por los aires

MANUEL ANSEDE ·07/12/2011 - 20:30h

AFP - Ban Ki Moon, secretario general de la ONU, en un momento de la cumbre.

A 48 horas del final de la cumbre del clima de Durban (Suráfrica), sólo cuatro países y la UE tienen un compromiso vinculante de reducción de emisiones de CO2 en todo el mundo. Tras el abandono de Rusia, Canadá y Japón de la futurible segunda parte del protocolo de Kioto, sólo quedarían Nueva Zelanda, Noruega, Suiza y Australia, además de la UE.

La presidenta de la cumbre, la surafricana Maite Nkoana-Mashabane, ha nombrado esta tarde una docena de "facilitadores" para intentar desatascar la cumbre y que el proceso no salte por los aires, según fuentes de la negociación. Son los ministros de Medio Ambiente de Brasil, Reino Unido, Ecuador y Suiza, entre otros países que todavía se están decidiendo.

Los facilitadores se reunirán esta noche en el lujoso Hotel Hilton de Durban con los países más conflictivos para intentar buscar puntos de encuentro y poder tener listo un borrador de acuerdo para el jueves por la noche o, como tarde, a primera hora del viernes, último día del cónclave.

Esta mañana Nkoana-Mashabane impulsó una reunión de sólo 50 países para sortear el guirigay de las reuniones de 195 países, ante el bloqueo de la cumbre y su inminente final. Estaban todos los grandes emisores: EEUU, los BASIC (Brasil, Suráfrica, India y China), Rusia, Japón y algunos miembros de la UE, como Francia, Alemania y España. También Bolivia, que el año pasado intentó dinamitar la cumbre de Cancún al no sentirse representada. En la reunión a 50, la UE dio un ultimátum: si el viernes no hay una hoja de ruta hacia un acuerdo vinculante en el que estén todos los países en 2015, los 27 no firmarán un segundo periodo del protocolo de Kioto, que expira en 2012.

Según fuentes de la delegación europea, Nueva Zelanda, Noruega, Suiza y Australia, los otros cuatro de Kioto, también lo abandonarían. El planeta se quedaría sin ningún tratado jurídicamente vinculante de recorte de emisiones de CO2. La ley de la selva. La secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, calificó esta tarde como "burla" que sólo la UE y otros cuatro países asuman compromisos. La UE exige que el resto de países, con EEUU y China a la cabeza ya que representan la mitad de las emisiones mundiales, se comprometan en Durban a firmar un tratado global vinculante en un futuro. Las negociaciones comenzarían el año que viene en otra cumbre en Qatar y el acuerdo estaría listo en 2015, entrando en vigor en 2020.

La comisaria europea de Cambio Climático, Connie Hedegaard, lamentó esta tarde que se "pierda el tiempo hablando de países que emiten el 15% de las emisiones mundiales", en alusión a la UE y los cuatro países que todavía apoyan el protocolo de Kioto. El resto, con EEUU, China e India por delante, emite el 85%. El jefe de la delegación del Europarlamento en Durban, Jo Leinen, pidió que se firme "urgentemente" en Suráfrica una hoja de ruta hacia un acuerdo global y vinculante en 2015. "El juego de acusaciones entre EEUU y China es inaceptable y debe terminar ya", instó Leinen.

En la mesa de negociación de 50 países, un alto cargo del Ministerio de Asuntos Exteriores chino ha sustituido al hasta ahora jefe de la delegación, Xie Zhenhua, como ya ocurrió en la cumbre de Copenhague en 2009 cuando se enquistó el proceso. China, en un discurso "duro", ha insistido en que Durban no puede acabar sin una prórroga del protocolo de Kioto. Arabia Saudí ha mostrado su apoyo. India "ha guardado silencio", según fuentes presentes en la reunión.

EEUU ha insistido durante el día en seguir adelante con el acuerdo de Cancún, una declaración política no vinculante firmada en la cumbre de 2010 y con unas promesas de reducción de emisiones insuficientes, que provocarían un aumento de 3,5 grados en la temperatura media del planeta hacia 2100.

Preguntado por los periodistas sobre cuál es el objetivo de EEUU en la cumbre de Durban, el jefe de la delegación estadounidense, Todd Stern, respondió: "No voy a negociar con ustedes".