Archivo de Público
Miércoles, 7 de Diciembre de 2011

El presidente sirio niega que haya ordenado la represión violenta de las protestas

EFE ·07/12/2011 - 15:52h

EFE - Manifestantes sirios muestran una fotografía gigante del presidente Bashar Assad durante una manifestación de apoyo al gobierno en la plaza Sabe Bahrat en el centro de Damasco (Siria) el 28 de noviembre de 2011. EFE/Archivo

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha negado firmemente que él haya ordenado la represión violenta de los opositores que reclaman su renuncia, en el curso de una entrevista exclusiva con la cadena de televisión estadounidense ABC emitida hoy.

Al Assad sostiene en una parte de la entrevista divulgada hoy que la mayoría de las personas muertas durante los últimos meses en la turbulencia política en Siria eran sus simpatizantes y soldados del gobierno.

Asimismo, Al Assad desecha las sugerencias de que renuncie y resta importancia a las sanciones impuestas a Siria por la Liga Árabe, y por Estados Unidos y países aliado.

Le entrevistadora Barbara Walters replica al presidente sirio que ella ha visto fotografías de niños arrestados y ha escuchado informes de civiles torturados y asesinados por parte de las fuerzas de seguridad.

"Para ser franco con usted, Barbara, no le creo", responde Al Assad.

La periodista estadounidense se refería específicamente al caso de Hamza al-Khateeb, de 13 años, detenido por las fuerzas de seguridad de Siria después de una protesta y cuyo cadáver se entregó a la familia tiroteado, quemado y castrado.

La muerte de Al Katheeb desencadenó más manifestaciones de protesta en Siria.

En la entrevista, Al Assad niega que el joven haya sido torturado y afirma que él se había reunido con el padre de Al Katheeb quien, a su vez, en declaraciones publicadas en Siria, negó que a su hijo lo hubieran torturado.

Al Assad culpa de la violencia en Siria a bandas de criminales, extremistas religiosos y terroristas que simpatizan con Al Qaeda que se infiltran en las manifestaciones pacíficas.

"Lo que usted tiene que entender es que, si las ha habido, cada 'reacción brutal' ha sido de parte de un individuo, no de la institución", señala el presidente sirio.

"Hay una diferencia entre una política de represión y que haya habido errores cometidos por algunos funcionarios", continua Al Assad.

"No ha habido órdenes de matar o de actuar con brutalidad", agrega el presidente sirio. "Ningún gobierno en el mundo mata a su propio pueblo a menos que lo encabece un loco".