Archivo de Público
Miércoles, 7 de Diciembre de 2011

Crece la indignación contra Putin

Continúan las protestas en las calles mientras sale a la luz que universitarios fueron obligados a votar a Putin. Gorbachov ha llamado a repetir las elecciones

PÚBLICO.ES / EFE ·07/12/2011 - 13:20h

Sergey Ilnitsky (EFE) - Un hombre hace el signo de la victoria tras ser arrestado dudante una protesta

La tensión en Rusia no deja de aumentar tras las elecciones celebradas el pasado domingo. Miles de rusos han tomado las calles en protesta por supuestas irregularidades en los comicios y contra el actual gobierno de Vladimir Putin, al que acusan de corrupto y despótico. La Policía está actuando con contundencia y ayer hubo 600 detenidos más.

De los 66.000 usuarios invitados hasta el momento al grupo de Faceebok "Manifestación por elecciones justas", alrededor de 13.000 ya han confirmado que participarán en la protesta masiva convocada para el próximo sábado

El clamor suscitado por el supuesto pucherazo en las elecciones presidenciales, ganadas por Rusia Unida, el partido de Putin, se ha contagiado por todo el país, incluyendo todos los partidos de la oposición y sociedad civil, y ha llegado hasta al expresidente soviético Mijaíl Gorbachov, que ha llamado hoy a las autoridades a anular los resultados y a convocar nuevos comicios.

"Los dirigentes del país deben admitir que tuvieron lugar numerosas falsificaciones y fraudes, y que los resultados no reflejan la voluntad de los electores", dijo Gorbachov a la agencia Interfax. Por eso, añadió, "considero que las actuales autoridades deben adoptar una sola decisión: anular los resultados de las elecciones y celebrar unas nuevas".

Al mismo tiempo, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, ha presentado hoy en persona los documentos necesarios para registrar su candidatura a las elecciones presidenciales de marzo de 2012.

De acuerdo con la reforma constitucional introducida en 2008 por su sucesor, el presidente Dmitri Medvédev, a partir de las próximas elecciones los mandatos presidenciales serán de seis años, por lo que Putin podría mantenerse en el poder hasta 2024.

Los líderes de los principales partidos opositores rusos ya han anunciado que se enfrentarán a Putin en las presidenciales de marzo aprovechando el fuerte retroceso sufrido por el partido del Kremlin en las parlamentarias del domingo.

Sin embargo, Putin cuenta aún con fuertes apoyos en Rusia, y algunos de ellos muy valiosos, como el de los militares. Un 80% de los integrantes de las Fuerzas Armadas votó por la formación oficialista, según se afirma en una carta del ministro de Defensa, Anatoli Serdiukov, dirigida al primer ministro.

Las elecciones del domingo estaban consideradas la antesala de las presidenciales, por lo que algunos analistas pronostican que Putin podría tener que disputar una segunda vuelta en marzo del próximo año.

Universitarios rusos, obligados a votar y manifestarse por el oficialismo

Una gran cantidad de estudiantes universitarios fueron obligados a votar por el oficialismo en los comicios y ahora son sacados a la calle para manifestarse a su favor, según ha denunciado hoy el presidente de la Unión de Estudiantes de Rusia, Artiom Jrómov.

"Las presiones han derivado en ánimos opositores entre los estudiantes"

"Toda la campaña electoral estuvo acompañada de intentos masivos de presionar a los estudiantes: en algunas universidades fueron obligados a votar por un partido determinado", se quejó Jromov, citado por Interfax.

El líder estudiantil, aunque no nombra a Rusia Unida, alude a este al afirmar que los estudiantes son ahora "obligados a acudir a actos en apoyo a las actuales autoridades".

Jrómov agregó que "las presiones han derivado en ánimos opositores entre los estudiantes en estas elecciones".

Las primeras denuncias sobre presiones políticas a los estudiantes saltaron este martes en Internet, con una información según la cual los dirigentes de la Universidad Aeronáutica de Moscú habían amenazado con castigos a aquellos oyentes de su cátedra militar que no acudieran al acto a favor del oficialismo.

Los comunistas se proclaman como la alternativa a Putin

Odiados y temidos en el pasado, 20 años después de la caída de la URSS los comunistas rusos aglutinan el voto de protesta contra el Kremlin y se proclaman como la alternativa a Vladímir Putin.

"Los rusos ya no se tragan esos cuentos sobre Stalin y el comunismo. Los rusos ya no nos temen. El régimen de Putin nos va a llevar a la ruina", ha asegurado hoy Serguéi Óbujov, diputado y uno de los dirigentes del Partido Comunista de Rusia (PCR).

El PCR, las nuevas siglas de los comunistas tras la refundación que siguió a la ilegalización del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), fue la segunda fuerza más votada en las recientes elecciones legislativas con el 19,2 % de los sufragios.

Para sorpresa de analistas rusos y occidentales, los comunistas duplicaron sus resultados de las pasadas elecciones legislativas (11,57) al recibir el apoyo de los "descontentos de las grandes ciudades rusas con la gestión de Putin".

Con todo, los comunistas no están contentos, ya que consideran que las autoridades les han robado entre un seis y un ocho por ciento de votos.

Los comunistas acudirán a los tribunales para impugnar los resultados

"Las elecciones serán legales, pero no legítimas. Nuestros activistas y observadores fueron víctimas de la presión administrativa y de comportamientos dignos de procesamiento penal. El escrutinio fue fraudulento. Los resultados no reflejan la voluntad popular", dijo.

El dirigente comunista asegura que recurrirán a los tribunales para impugnar los resultados en centenares de colegios electorales y que, en caso de que no se haga justicia, sacarán a sus partidarios a las calles.

"Estamos dispuestos a forjar una alianza parlamentaria con Causa Justa (socialdemócratas) y los ultranacionalistas (del Partido Liberal Democrático). Debemos tomar ese camino para que los rusos vean que somos una auténtica oposición a Putin".

Óbujov cree que las elecciones presidenciales de marzo del próximo año serán una oportunidad única para los comunistas, que ha llamado a los otros partidos a apoyar la candidatura de su líder, el veterano Guennadi Ziugánov.

El problema para los comunistas radica en que el resto de partidos no se plantea aliarse con ellos, ya que los siguen considerando unos nostálgicos del antiguo régimen soviético.

Sin embargo, "en Rusia hay más presos y muere más gente cada año víctima del vodka, las drogas y las mafias que en tiempos de Stalin. Y el FSB realiza más detenciones arbitrarias que el KGB", sentencia Óbujov.