Archivo de Público
Miércoles, 7 de Diciembre de 2011

Colombia se moviliza por la libertad de los secuestrados

Miles de personas marcharon por todo el país contra la violencia y el secuestro

ANA GÓMEZ (EFE) ·07/12/2011 - 01:28h

Policías y militares heridos en combate marchan clamando la libertad de sus compañeros secuestrados por las Farc en Bogotá. EFE

Los colombianos han tomado las calles y las plazas de sus principales ciudades y pueblos para dar un ultimátum a los violentos y exigir la liberación de todos los secuestrados, en una jornada marcada por la exigencia de la paz en un país que vive un conflicto interno desde hace casi 50 años.

Este grito de paz, que se trasladó a otras ciudades de América Latina, Estados Unidos y Europa en forma de marchas espontáneas y actos pacíficos de protesta, se hizo sentir especialmente en la céntrica Plaza de Bolívar de Bogotá, llena de ciudadanos, autoridades y familiares de secuestrados.

En medio de una intensa lluvia, colombianos de todas las edades, con camisetas blancas y banderas tricolor del país sudamericano, reclamaron la libertad de hasta 103 secuestrados y desaparecidos con vítores y pancartas en las que se leían leyendas de rechazo a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Colombia hoy se va a hacer sentir y van a entender ellos que no sólo rechazamos sus actos, no solamente vamos a decir no más FARC sino que vamos a decir libérenlos ya. Este es un ultimátum", afirmó uno de los promotores de la iniciativa, el periodista Herbin Hoyos, quien lidera la Caravana por la Libertad.

Esta movilización "es una respuesta a la provocación de las FARC al asesinar a estos cuatro héroes de la patria", aseveró Hoyos al recordar el asesinato por parte de los rebeldes de los policías Edgar Yesid Duarte, Elkin Hernández y Álvaro Moreno, y del sargento mayor del Ejército José Libio Martínez, el 26 de noviembre tras más de diez años cautivos.

Asimismo deploró la capacidad de la violencia para arrebatarle a Colombia a sus hijos, hermanos y padres, como es el caso de la hija del coronel Duarte, Viviana, a quien sorprendió la muerte de su padre cuando recorría el país en moto con la Caravana por la Libertad.

"Él era mi papá biológico, pero allá en la selva todavía quedan mis padres de corazón. Todas estas personas que están aquí están luchando por ellos para que salgan libres y no tengan que sufrir más esas secuelas del secuestro", señaló la joven.

Ultimátum

Familiares de rehenes que permanecen en la selva, exsecuestrados que recuerdan el alivio que las marchas les causaban en su cautiverio, ciudadanos comunes y miembros del Gobierno, incluido el propio presidente Juan Manuel Santos, se sumaron hoy a las movilizaciones.

"De otra forma el Gobierno tiene la obligación de seguir combatiendo con la fuerza", dijo Santos

Santos reiteró desde el municipio de Villeta, en el central departamento de Cundinamarca, su llamado a las FARC para que liberen a los once rehenes policías y militares que tienen aún en su poder como un gesto para favorecer el diálogo.

"De otra forma el Gobierno tiene la obligación constitucional (...) de seguir combatiendo con la fuerza contra quienes insisten en la violencia", agregó.

Durante la jornada también se escucharon las voces de aquellos que reivindicaron no dejarse llevar "por el ambiente bélico que de manera parcializada se intenta imponer como mensaje de la movilización social".

Así lo consideró la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes), que a través de un comunicado invitó "a buscar soluciones ciertas a un conflicto anacrónico y degradado y no a agudizar una guerra en la que la que la verdad y las víctimas siguen siendo desconocidas".

Esta movilización buscó mantener vivo el espíritu del 4 de febrero de 2008, cuando millones de personas salieron a las calles en Colombia y otros países para exigir la liberación de los cautivos de las FARC, en la que se considera todavía la mayor marcha global contra el secuestro.