Archivo de Público
Martes, 6 de Diciembre de 2011

Autodestrucción fatal

El Valencia queda eliminado de la Liga de Campeones al perder ante el Chelsea. Los fallos defensivos en los primeros veinte minutos marcaron el partido. Soldado pasó desapercibido en Stamford Bridge

ALBERTO CABELLO ·06/12/2011 - 22:38h

REUTERS - Drogba se prepara para disparar en lo que fue el primer gol del Chelsea.

El partido que un entrenador imagina está siempre desnudo de accidentes: de tropezones inoportunos, de errores impensables en un central de sobrada solvencia o de que el premio Nobel en faltas tácticas olvide por un momento su especialidad y facilite pista de despegue para un contraataque definitivo. En los cientos de escenarios que imaginó Emery en torno al encuentro de anoche no había sitio para ninguna de esas variables. Seguro que cayó en la cuenta de la importancia de protegerse de Drogba, pero también en eso falló el plan.

El empuje salvaje de Drogba fue una pesadilla para los centralesEl Valencia tendrá que conformarse con la pedrea de la Liga Europa después de no ser capaz de arrancar ese empate con goles imprescindible para lograr el pase. La diferencia entre el éxito y la decepción la marcaron esos tres siniestros. Vilas Boas también tenía la película del choque más o menos rodada en su cabeza. Visualizó una noche en que su equipo tendría menos el balón así que sacó del elenco de actores a Lampard y moldeó un centro del campo con tres titanes: Oriol Romeu, Ramires y Raúl Meireles. Quería presión para obstaculizar el embrión ofensivo del Valencia.

Ese era el planteamiento general cuando un centro de Sturridge en el minuto cuatro llegó a las botas de Mata después de un tropezón del lateral derecho Barragán. Con la defensa descolocada, Drogba puso la pelota lejos del guante de Alves. Era el minuto cuatro y los de Emery tenían que salir a flote.

Los levantinos echaron de menos la clarividencia de BanegaA partir de ahí el Chelsea se reafirmó en su plan de dejar jugar. Tino Costa empezó a dar cuerda al centro del campo. Una reacción casi modélica a la que sólo le faltó el empate. Estuvo cerca en un disparo al poste de Jordi Alba tras un gran pase del portugués. Sólo se echaba en falta algo más de participación de Soldado y Jonas.

El encuentro se movía en una onda propicia para el Valencia cuando se sucedieron otros dos accidentes a cual más sorprendente. El primero que Albelda no parase con falta una salida de Drogba a la contra, luego la carrera torpe de Víctor Ruiz que trampeó Ramires para marcar un increíble segundo gol.

El luto le duró al equipo español el resto del primer tiempo. Con la orden de desahucio de camino la única opción era morir en la portería del Chelsea. Faltó esa transparencia que da Banega cuando está en el campo. La posesión llegaba hasta la línea defensiva de los londinenses, pero ahí faltaba un enchufe que conectara con Soldado. Los de Vilas Boas no se avergonzaron de conceder tanto campo y balón delante de su gente. Bastaba un balón largo para que Drogba se las apañara en solitario.

Chelsea 3 - Valencia 0

Chelsea: Cech; Ivanovic, David Luiz, John Terry, Cole; Oriol Romeu, Raúl Meireles, Ramires (Obi Mikel, m. 64); Sturridge, Drogba (Torres, m. 77) y Juan Mata (Malouda, m. 83).

Valencia: Diego Alves; Barragán, Rami, Victor Ruíz, Jordi Alba (Aduriz, m. 54); Feghouli (Pablo Hernández m. 57), Albelda, Tino Costa, Mathieu; Jonas Gonzalves; y Soldado.

Goles: 1-0. M. 4. Sturridge centra al segundo palo desde la izquierda, Barragán intenta despejar, pero se va al suelo; Mata recoge el balón dentro del área asiste a Drogba que marca con un tiro ajustado al poste. 2-0. M. 21. Ramires le gana la carrera a Víctor Ruiz después de un pase de Drogba y marca a Alves por el primer palo. 3-0. M. 74. Drogba culmina una contra a pase de Mata.

Árbitro: Rocchi (Italia). Amonestó a Oriol Romeu y Tino Costa.

Standford Bridge: 42.000 espectadores.