Archivo de Público
Miércoles, 7 de Diciembre de 2011

Más de 30 ministros de González debaten hoy el futuro del PSOE

Rubalcaba y Chacón no confirmarán sus candidaturas antes de que Rajoy sea investido

CAROLINA MARTÍN ·07/12/2011 - 06:39h

ENRIQUE GÓMEZ - El expresidente Felipe González durante un acto en Córdoba.-

Hasta 53 ministros recuerda Felipe González que conformaron los diferentes gobiernos que presidió entre 1982 y 1996. Más de 30 de ellos se darán cita esta noche para analizar el futuro del partido con el expresidente como eje vertebrador. "Vamos a hablar de política, no de candidatos", insiste uno de los convocados, que quiere alejar el encuentro del debate de nombres sobre los aspirantes a liderar el PSOE. Especialmente, del de Alfredo Pérez Rubalcaba, al que se ha vinculado a este grupo. En su calidad de exministro de Educación, Portavoz y de Relaciones con las Cortes en la época de González, Rubalcaba fue invitado a la cena. Pero declinó la oferta. Fuentes próximas al presidente del Grupo Socialista alegaron que está fuera de España.

Con 110 diputados y casi siete millones de votos obtenidos el 20-N, algunos históricos del PSOE creen que es hora de tomar la iniciativa y entrar de lleno en el debate sobre cómo debería organizarse el partido y recuperar la confianza que le han retirado más de cuatro millones de ciudadanos. "El partido está mal asentado y muy desprofesionalizado", comenta uno de los invitados que han confirmado su asistencia.

Unos ex muy heterogéneos

El grupo de comensales, afirman fuentes conocedoras del encuentro, es un "colectivo muy heterogéneo". Les une la condición de exministros -en los 14 años de Gobierno socialista-, pero cada uno tiene su particular visión de por qué se ha llegado hasta aquí y cómo salir de esta situación.

"Vamos a hablar de política, no de candidatos", afirma uno de los invitados

Entre los asistentes, está previsto que acudan a la cena el exministro de Obras Públicas Javier Sáenz de Cosculluela, los de Educación José María Maravall y Javier Solana, el de Interior José Luis Corcuera, el de Economía y Hacienda Carlos Solchaga, el de Trabajo Joaquín Almunia, la portavoz Rosa Conde, el de Administración Territorial Tomás de la Cuadra Salcedo y el de

Industria José Claudio Aranzadi, entre otros. Algunos de los invitados son partidarios de crear una gestora con González a la cabeza y aplazar el congreso hasta junio, opción esta última que defiende Corcuera y que ciertas fuentes atribuyen también a Solchaga.

Además de Rubalcaba, tampoco asistirá el exministro de Obras Públicas Josep Borrell, que recibió la invitación vía Solchaga. El hoy presidente del Instituto Universitario Europeo de Florencia se excusó explicando que, "aunque quisiera ir, no podría", porque tiene consejo de la institución. El anfitrión, aunque él no se haya encargado de convocar, no es otro que Felipe González; ha sido decisivo para aunar a tantos exministros.

Rubalcaba fue convocado, pero alegó un viaje para no asistir

El tamaño del grupo ha hecho a algunos invitados dudar de la utilidad del encuentro. "Entre 40, parece demasiado difícil reflexionar", apunta un invitado, que subraya que se trata de "aportar ideas sobre el futuro y no hablar de candidatos".

División en torno a la sucesión

Sin embargo, es imposible abstraerse a la cuestión. Durante los actos de celebración del Día de la Constitución en el Congreso, lo más comentado en los corrillos fue la sucesión en la Secretaría General, cargo que ocupa todavía José Luis Rodríguez Zapatero.

Con dos claros aspirantes que no han dado paso alguno, Rubalcaba y Carme Chacón, la mayoría de los socialistas prevén que lo harán en breve. Aunque no antes de las fiestas navideñas -y el debate de investidura del nuevo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy-, según se desprende de las conversaciones informales que mantuvieron con los periodistas. Rubalcaba aseguró no tener una decisión tomada y Chacón apuntó a después del debate. De momento, están tanteando los posibles apoyos.

Algunos se plantean que González lidere una gestora y se aplace el congreso 

Algunos socialistas reconocen haber recibido esa llamada para conocer su posición. Las dos corrientes están fijadas y hay quienes, de forma interesada, le ponen nombres: "Renovadores", ligados a Chacón, y "pasado", a Rubalcaba. Todo ello a expensas de que surja una tercera vía. Pocos dudan de que al final habrá dos candidatos, como mínimo. Y hay quienes advierten de que es mejor no dar el paso hasta que se elijan los delegados, como hizo Zapatero en 2000.