Archivo de Público
Miércoles, 7 de Diciembre de 2011

Salvar al euro y a la UE

MARIO SOARES* / FEDERICO MAYOR ZARAGOZA** ·07/12/2011 - 05:47h

Los "mercados", sin orden ni ética, basados en la especulación, están destruyendo al euro y a la Unión Europea. Es preciso reaccionar, cambiando de paradigma.

El mundo en su conjunto está la deriva. Las Naciones Unidas han sido sustituidas por grupos plutocráticos (G-7, G-8 y G-20) que pretenden gobernar a la humanidad entera por los países más ricos. El desastre está a la vista. Una crisis múltiple financiera, económica, política, social, alimentaria y medioambiental está originando un desconcierto generalizado. Cada día se gastan 4.000 millones de dólares en armas (unos 3.000 millones de euros) al tiempo que mueren de hambre más de 60.000 personas.

Europa no debe refundarse por dos potencias mirando a los mercados

Occidente debe cambiar rápidamente de sistema económico. Después del fiasco del "rescate" de las instituciones financieras, hay que actuar como los EEUU procuran superar la situación presente: inyección de fondos para obras públicas e incentivos para la producción y escalonamiento del tiempo para la reducción del déficit acumulado.

Para corregir las actuales tendencias especulativas, Richard Youngs, en su libro sobre el declive de Europa, propone "una Unión Europea más abierta, internacionalista y universal en sus valores". La Unión Europea está al borde del abismo, como ha manifestado Jacques Delors (expresidente de la Comisión Europea), y los que fueran cancilleres alemanes Helmut Schmidt y Helmut Kohl han corroborado. Es preciso salvarla política, social y económicamente, y abordar después los déficits financieros a través de un Gobierno Europeo y de un Banco Central Europeo autónomo y capaz de "emitir" moneda.

Es indispensable, igualmente, reforzar la democracia europea, sin dejarla pervertir por los mercados especulativos, la corrupción y las "burbujas". La unión de la zona euro será federal y solidaria entre los Estados que voluntariamente la integran, o se desagregará conduciendo a nuevos conflictos. Es necesario y apremiante terminar con los paraísos fiscales y las agencias de calificación, cauces de especulación, corrupción y tráficos de negocios delictivos. Es en tiempos de graves crisis como la presente cuando deben prevalecer los valores éticos y castigarse a los especuladores.

Los paraísos fiscales y las agencias de rating son cauces de corrupción

"Las exageradas turbulencias financieras no deben ocultar el verdadero desafío que Europa enfrenta: el lento crecimiento y el paro masivo", ha declarado recientemente Christian D. Brisseu en Política Internacional. Europa no debe "refundarse" por dos grandes potencias mirando de soslayo a los mercados y diseñando un gobierno económico, sino orientada por los principios democráticos que la han caracterizado y que todos los Estados que la forman respetan sin excepción.

Alzar las voces sensatas

Es absolutamente necesario que las poblaciones europeas comprendan que para salvaguardar su futuro colectivo y el de sus hijos y nietos es impostergable salvar a la Unión Europea y el euro. Por eso es preciso alzar todas las voces sensatas y presionar a los actuales dirigentes manifestando nuestro profundo descontento y discrepancias, pacíficamente, por la situación sin estrategia ni valores a que han dejado llegar a Europa, y gritarles ¡"Basta"! Es urgentísimo cambiar de política para evitar la catástrofe.

* Expresidente de Portugal
** Presidente de la Fundación Cultura de Paz