Jueves, 4 de Octubre de 2007

Inés de la Fressange y Anne Fontaine, dos franco-latinoamericanas en París

EFE ·04/10/2007 - 21:06h

EFE - Una modelo desfila con una creación de la colección primavera-verano 2008 de Stella McCartney durante la semana de la moda de París. EFE

Lola Loscos

La firma "Ines de la Fressange", nombre de la maniquí franco-argentina que en los 80 se convirtió en la primera modelo mediática de la historia, mostró hoy sus creaciones para la próxima temporada estival, al margen del calendario oficial del Prêt-à-Porter de París.

También en paralelo con la densa semana de desfiles que concluye el domingo, Anne Fontaine, otra creadora franco-latinoamericana de éxito, abrió al público un espectacular "spa", creado en el corazón de su última boutique parisiense, en la calle Saint-Honoré.

Una concurrida asistencia acudió anoche a la velada inaugural del nuevo lugar, promovido por la inventora de la marca Anne Fontaine, famosa en París, Tokio o Nueva York por su desbordante especialización en la creación de camisas femeninas, confeccionadas en múltiples versiones, sobre todo tipo de tejidos naturales, siempre blancos.

La artista franco-brasileña cumple ahora un doble sueño, al extender sus actividades a la terapia corporal y a la cosmética, donde desarrolla algunas de las técnicas y recetas purificadoras aprendidas de los indios de la etnia Kanel, en Brasil, con quienes vivió durante varios meses, según comentaron sus portavoces y corrobora el detallado dossier entregado a la prensa.

Atento a las explicaciones de sus guías, el público contempló la bella decoración del arquitecto Andree Putman, el muro de agua que da acceso al "spa", sus lujosas cabinas blancas, su baño de vapor, las diferentes salas de masajes y sesiones, las bañeras con pétalos de rosa donde relajarse y embellecerse a placer en el corazón de París, por supuesto a precios en consecuencia.

Un ambiente completamente diferente reinaba hoy en el restaurante La Maison Blanche, en la Avenida Montaigne, justo frente al número 14, donde la marca Inés de la Fressange abrió en los 90 una inmensa boutique con sus diseños y creaciones.

Serias diferencias entre la famosa ex maniquí y su asociado y accionista principal, François-Louis Vuitton, biznieto de Louis Vuitton, fundador de la saga familiar, paralizaron la actividad de la firma hasta este verano, sin que la ahora diseñadora y creadora de perfumes, mujer de negocios y periodista de moda, de ascendencia argentina, lograse recuperar jurídicamente el uso de su propio nombre.

Con él, François-Louis Vuitton, director adjunto de la Compañía Financiera Edmond de Rothschild y director general de "Inés de la Fressange", mostró una colección que quiere ser "de lujo, dinámica y abordable" a la vez, explicó a Efe.

Inés de la Fressange, "una mujer extraordinaria," "no quiso intervenir" en esta ocasión en el diseño de la firma ni en su presentación, pero sigue siendo accionista y en los próximos meses "volverá" a estar más presente, aseguró.

Vuitton subrayó, asimismo, que los productos "Inés de la Fressange" podrán encontrarse en tiendas multimarcas, y que decidió cerrar la tienda del número 14 de la Avenida Montaigne porque era demasiado lujosa para la clientela buscada.

En ausencia de la ex maniquí diseñadora, reina de las pasarelas en los 80, un equipo de creadores anónimos pensó la colección.

Será extremadamente comercial, portable y refinada, en blanco, negro, verde grisáceo y estampados vegetales sobre fondo blanco, a juego a menudo con bolsos de impecable acabado, del mismo color que el modelo, o, por ejemplo, dorado, a juego con el calzado.

La mujer Fressange portará faldas evasé sobre o justo bajo la rodilla, chaquetas y blusas con la cintura bien marcada, adornadas con lazos y nudos frontales, pantalones anchos de talle bajo o pitillo a media pantorrilla o sobre el tobillo y chaquetas-túnica asimétricas de punto semitransparentes, sobre zapatos de tacón o sobre bailarinas planas.

Dentro del calendario oficial, el día fue para Stella McCartney, sexy y juvenil; y Léonard, que sin abandonar los estampados que caracterizan la firma mostró una línea inspirada en los años 70, aún "más acertada, joven y moderna" que en el pasado, según los especialistas.

Anne Valéry Hash, en busca de un Prêt-à-Porter de gran lujo; Giambattista Valli, con colores fluorescentes y muy "alta costura", Celine, Haider Ackerman, Veronique Leroy y Barbara Bui, ésta última con una colección de marcada inspiración 70, de abundantes pantalones anchos, grandes vestidos e incrustaciones, se sumaron a la lista de grandes firmas que esta noche cierra sin desfile pero con fiesta el modisto italiano Roberto Cavalli.