Archivo de Público
Lunes, 5 de Diciembre de 2011

Comunistas solicitan exhumar restos de Pablo Neruda para esclarecer su muerte

EFE ·05/12/2011 - 23:45h

EFE - Foto del archivo del poeta chileno Pablo Neruda. EFE/Archivo

El Partido Comunista (PC) solicitó hoy a la justicia chilena que ordene exhumar los restos del poeta chileno Pablo Neruda, para determinar si el Premio Nobel murió, 12 días después del golpe de Augusto Pinochet (1973), a causa del cáncer que padecía o debido a una inyección letal.

Según confirmaron a Efe fuentes de esa formación, el letrado Eduardo Contreras presentó hoy esta solicitud ante el juez Mario Carroza, que dirige la investigación abierta en mayo a raíz de una querella presentada por el PC, al que Neruda pertenecía.

El juez debe decidir ahora si acepta o no la petición de los querellantes en la causa.

"No hay otra manera de resolver esta terrible duda que surge de hechos tan extraños como las contradicciones de lo que informó la prensa el día de su fallecimiento y el certificado de defunción, que evidentemente es falso", dijo el abogado a los periodistas.

El relato oficial de los hechos, aceptado por la familia de Neruda, indica que el autor de "Veinte poemas de amor y una canción desesperada" falleció en la clínica santiaguina Santa María el 23 de septiembre de 1973 debido al avanzado cáncer de próstata que sufría.

Pero las dudas surgieron cuando el antiguo chófer del poeta, Manuel Araya, declaró el pasado mayo en una entrevista que el poeta, partidario del gobierno de Salvador Allende, murió debido a una inyección que le aplicó un médico.

Mientras estuvo en la clínica, el poeta preparaba su salida a México, camino al exilio.

Los restos de Neruda reposan junto a los de su tercera mujer, Matilde Urrutia, fallecida en 1985, en el jardín de la casa que poseía en la localidad costera de Isla Negra, convertida en un auténtico museo abierto hoy en día a las visitas.

Esta investigación coincide con el desarrollo de otras indagatorias judiciales para esclarecer las muertes de dos expresidentes chilenos, Salvador Allende y Eduardo Frei Montalva, y de un exministro, José Tohá, todos fallecidos durante la dictadura (1973-1990).

El caso de Allende fue investigado por el propio juez Carroza, quien en julio confirmó, tras conocer un informe científico y realizar varias pericias, que el mandatario se suicidó el 11 de septiembre de 1973 durante el bombardeo a La Moneda, tal como señalaba la versión más difundida sobre ese episodio. EFE