Archivo de Público
Lunes, 5 de Diciembre de 2011

ENFOQUE-Terapias con células madre parecen reactivarse

Reuters ·05/12/2011 - 17:27h

Por Toni Clarke y Deena Beasley

Un cirujano solitario inyecta células madre de un feto en el cerebro de un hombre enfermo. Las células se transforman en partes del cuerpo y cuando el hombre muere, el patólogo encuentra cartílago, piel y hueso en su cerebro.

La escena no es de una película de terror. Le sucedió a Max Truex, ex corredor olímpico que padeció la enfermedad de Parkinson.

El caso fue una señal de alerta para la comunidad científica cuando se conoció hace 15 años y es una de las mayores complicaciones que se han enfrentando en el intento por llevar a las células madre al mercado.

Ahora parece que ese esfuerzo está más cerca que nunca de haber valido la pena.

Decenas de tratamientos con células madre adultas están atravesando ensayos clínicos y mostrando éxito inicial, lo que aumenta la esperanza de que puedan llegar al mercado en los próximos cinco años.

"Sólo se requerirán algunos éxitos para cambiar realmente el campo", dijo Gil Van Bokkelen, presidente ejecutivo de Athersys Inc y presidente de la Alianza para la Medicina Regenerativa.

"A medida que se ve que las cosas se acercan más y más a ese momento crucial, se verá una actividad frenética en el campo", añadió.

Muchos de los ensayos se centran en la enfermedad cardíaca y las condiciones inflamatorias, algunos de los mayores mercados de la medicina.

Las células usadas derivan de tejido adulto como la grasa, o incluso la médula, por lo que evitan las preocupaciones éticas generadas por el uso de células provenientes de embriones.

Aunque la mayoría de los datos aún son iniciales, a medida que surgen más resultados las compañías empiezan a tomar nota.

"Muchas grandes compañías están buscando colocar sus apuestas en algunos productos en Fase II (de estudio) una vez que se confirmen esos datos", señaló Paul Schmitt, de la firma de capitales Novitas Capital.

"Incluso ahora están asistiendo a todos los encuentros médicos y hablando con todas las compañías de células madre", agregó.

Los fondos como Novitas están tomando diferentes caminos para participar de este campo emergente.

Novitas invirtió 4.000 millones de dólares en Amorcyte Inc, una empresa recientemente adquirida por NeoStem Inc que está desarrollando un tratamiento para la enfermedad cardíaca. Por el momento se está adhiriendo a esa inversión.

En cambio, Aspire Capital Partners LLC está invirtiendo más ampliamente con la esperanza de que un éxito compense los inevitables fracasos.

"Mi filosofía en el área de las células madre es que es muy difícil en este momento detectar a los ganadores y a los perdedores", dijo Steven Martin, miembro directivo de Aspire.

"Creemos que con el tiempo habrá ciertos avances clínicos muy importantes, y que las valuaciones mejorarán, pero aún estamos lejos de una terapia aprobada", añadió.

Mientras tanto, manifestó Martin, "estamos dispuestos a ser pacientes porque creemos que la parte positiva es formidable".

CRECIENTE INTERES

Aastrom Biosciences Inc presentó recientemente en el encuentro anual de la Asociación Estadounidense del Corazón resultados alentadores de un ensayo en estadio intermedio de su tratamiento para pacientes con isquemia crítica de extremidades, una enfermedad en la cual se ve restringido el flujo de sangre a los miembros inferiores.

Un ensayo también de etapa intermedia de la australiana Mesoblast Ltd mostró que su terapia con células madre reducía un 78 por ciento la tasa de ataques cardíacos y la necesidad de procedimientos de limpieza arterial.

"Ahora estamos desarrollando productos", dijo Timothy Mayleben, presidente ejecutivo de Aastrom, que está usando células derivadas de la propia médula de los pacientes para desarrollar tratamientos para la enfermedad cardiovascular.

"Por primera vez se empezarán a ver datos que serán presentados en los principales encuentros médicos", agregó.

Mesoblast es la compañía que más interés de los inversores ha despertado.

En el 2010, Cephalon Inc adquirió un 20 por ciento de Mesoblast, que actualmente tiene un valor de mercado 2.000 millones de dólares, mucho más que cualquier otra empresa de participación exclusiva en este campo. Cephalon fue comprada este año por Teva Pharmaceutical Industries Ltd.

Pfizer Inc, Johnson & Johnson y Roche Holding AG son miembros de la Alianza para la Medicina Regenerativa, un grupo sin fines de lucro que promueve la concienciación sobre el área.

Pfizer cuenta con una unidad de medicina regenerativa y una sociedad con Athersys. Pero sus proyectos son pequeños.

"Las grandes compañías farmacéuticas estarán más interesadas en invertir una vez que vean datos en cientos de pacientes", señaló Schmitt.

Cuando eso pase, habrá lanzamientos rápidos, indicó, tal como sucedió con los anticuerpos monoclonales, moléculas genéticamente modificadas como el medicamento de Roche para el cáncer de mama Herceptin y el fármaco para la artritis reumatoidea Humira de Abbott Laboratories.

"Los anticuerpos monoclonales fueron un esfuerzo apostólico por muchos años, durante toda la década de 1980 y 1990", expresó Schmitt. "Se los consideraba balas de plata, y finalmente esas balas se transformaron en oro", agregó.

Las terapias con células madre, que alguna vez prometieron curar todo, desde el Alzheimer y el Parkinson hasta las lesiones de la médula espinal, han seguido un camino similar de entusiasmo seguido de desilusión.

"Inicialmente hubo mucha promoción alrededor de la industria y ésta falló en cumplir con las expectativas", dijo Mayleben de Aastrom.

Ahora, la terapia con células madre está volviendo a ganar credibilidad a medida que comienzan a surgir datos clínicos reales.

"Desde el punto de vista inversor, los parámetros temporales son largos, pero la oportunidad de transformar la medicina y la ciencia no se parece a nada conocido", consideró Martin de Aspire.

CELULAS MAESTRAS

La promesa de las células madre, que se han estado usando desde hace 40 años en los trasplantes de médula, yace en su capacidad de reparar tejidos, reducir la inflamación, regular el sistema inmune y responder al pedido de ayuda de varias regiones del cuerpo.

Las células madre son el material maestro del cuerpo, ya que pueden regenerarse y madurar como tipos específicos de células cardíacas o musculares o transformarse en otros órganos.

Las embrionarias son las que se consideran más alentadoras para la regeneración de tejidos, por su enorme maleabilidad para transformarse en cualquier tipo de célula del cuerpo.

Pero tomar células madre de embriones requiere la destrucción del embrión en sí, un proceso al que los grupos cristianos conservadores se oponen. Además, su capacidad indefinida de dividirse puede llevar a la formación de teratomas, o células madre cancerosas.

Recientemente, Geron Corp, la compañía líder mundial en células madre embrionarias, dijo que no seguiría financiando su trabajo con estas células y que se focalizaría en desarrollar medicamentos para el cáncer. La empresa puso fin a un ensayo sobre lesiones de la médula ósea.

A diferencia de las células madre embrionarias, las adultas tienen una capacidad más limitada de diferenciarse, pero parecen capaces de disminuir la inflamación y promover la formación de vasos sanguíneos.

Asimismo, las células madre adultas pueden responder al daño corporal de una manera flexible y dinámica, ofreciendo ventajas sobre los fármacos tradicionales.

El desafío ahora será que las compañías que realizan ensayos sobre estas terapias celulares necesitarán cada vez más fondos en un mundo en crisis en el que el dinero escasea.

Y aún si las empresas superan ese gran obstáculo -sobre todo gracias a las asociaciones- y logran que sus productos avancen por las diferentes etapas de ensayo, no está claro qué les pedirán los organismos reguladores para aprobarlas.